Así sería la oficina ideal

Como personas que laboran en una oficina, empleados o emprendedores, estamos conscientes de que un buen diseño del espacio en el que trabajamos nos ayudará a ser productivos, a estar contentos y a realizar nuestras labores con mayor entusiasmo. Por ello, es importante que los jefes y los encargados de organizar estos espacios conozcan lo que dicen los trabajadores acerca de los mismos.

Un estudio llamado la “Satisfacción en el espacio de trabajo: la privacidad y la comunicación en oficinas abiertas”, desarrollado por investigadores de Universidad de Australia, demostró que, contrario a lo que se piensa, las oficinas abiertas no son las favoritas de los trabajadores.

Por mucho tiempo se creyó que este diseño de oficinas favorecía a la comunicación e interacción entre los compañeros de trabajo, pero el estudio llegó para demostrar lo contrario ya que los empleados encuestados aseveraron que este tipo de diseño es ruidoso y poco privado.

La muestra de la encuesta estuvo conformada por 42 mil 764 trabajadores que laboran en espacios como:

  • Oficinas abiertas
  • Cubículos con divisiones bajas
  • Cubículos con divisiones altas
  • Espacios privados cerrados y separados para un ocupante
  • Espacios cerrados y separados para dos o tres personas

En diferentes rubros, relacionados con la estructura y diseño del ambiente laboral, se midió qué podría hacer feliz y productivos a los empleados. Además, se agregaron preguntas como -¿Te gusta el lugar donde trabajas?-, ¿-Te gusta pasar tiempo en ese lugar?-, entre otras.

Los resultados mostraron una clara preferencia de los empleados por los espacios privados sobre los diseños de oficinas abiertas.

Un 50% de los trabajadores de espacios abiertos dijeron sentirse incomodados por la falta de privacidad del sonido, en el mismo sentido un 60% de empleados que trabajan en espacios con divisiones también expresaron su incomodidad ante este rubro. Por otro lado, el 20% de quienes cuentan con espacios privados y cerrados se mostraron inconformes en esta categoría y los que se encuentran en espacios cerrados pero compartidos se quejaron en un 40 por ciento.

En el rubro de la privacidad visual también se observaron incomodidades en aquellos que se encuentran en una oficina compartida ya sea abierta o separada por cubículos. Los resultados evidenciaron que un 40% de las personas que trabajan en espacios abiertos y un 30% de las personas que se encuentran en espacios con divisiones bajas, se muestran insatisfechas e inconformes.

Por su parte, los que se encuentran en espacios cerrados y privados solo el 5% se mostró insatisfecho con su privacidad visual mientras que aquellos que se encuentran en espacios cerrados y compartidos reportaron un 25% de inconformidad.

Esto muestra que aquellos quienes trabajan en oficinas privadas tienen un nivel más alto de satisfacción que aquellos que trabajan en espacios abiertos o compartidos, con respecto a la privacidad visual y el sonido, lo que desmiente el ideal que se tiene en la industria sobre que los espacios abiertos y compartidos mejoran la satisfacción de los trabajadores.

Comments are closed.