5 formas en las que tu oficina puede afectar a tu productividad

Tu falta de productividad podría deberse a factores ambientales así como al diseño de tu oficina. El hecho de que te resulte difícil trabajar bien en tu escritorio no significa que no tengas la capacidad de concentrarte. También podría ser culpa de tu oficina.

El diseño de tu oficina puede influir en la cantidad de trabajo productivo que eres capaz de realizar todos los días. Si crees que hay algo que te impide ser realmente productivo y no sabes qué es, no estaría demás que consideres si los siguientes factores ambientales y el diseño de tu oficina te están impidiendo desarrollar todo tu potencial.

1. El aire de mala calidad Si trabajas en una oficina, es probable que pases la mayor parte del tiempo en espacios interiores.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima que la mayoría de los estadounidenses pasan el 90% de su tiempo en interiores. Y el aire que respiras en estos espacios cerrados podría estar afectando negativamente a tu función cognitiva. Llevar más aire fresco al interior, o tener un buen sistema de ventilación, está relacionado con un mejor rendimiento de los empleados, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad de Syracuse y SUNY Upstate Medical.

En un experimento, los investigadores reclutaron a más de 100 gerentes, arquitectos y diseñadores en 10 edificios en EE. UU. para realizar pruebas cognitivas al final de cada día. Los trabajadores de -edificios con certificación ecológica- con buena calidad de aire interior obtuvieron unos resultados un 26% más altos en las pruebas que los trabajadores de edificios convencionales.

2. La falta de iluminación Estar cerca de la luz natural del sol es de vital importancia.

Los empleados dan tanta prioridad a la iluminación natural que, en una encuesta realizada en 2018 por la empresa de investigación Future Workplace, la eligieron como la principal ventaja de su oficina por encima de tener una cafetería, un gimnasio o una guardería infantil. Y no es de extrañar: La falta de luz solar natural puede afectar físicamente a nuestros cuerpos, según un estudio llevado a cabo entre 313 empleados de oficina por Alan Hedge, profesor del Departamento de Diseño y Análisis Ambiental de la Universidad de Cornell. Los empleados expuestos a más luz natural registraron menos casos de fatiga visual y dolores de cabeza.

3. Tus compañeros de trabajo Los seres humanos son animales sociales que modelan el comportamiento que ven a su alrededor.

Las investigaciones han demostrado que los estados de ánimo de las personas son contagiosos. Cuando tu compañero de trabajo es grosero, tú también empezarás a comportarte como él. Es posible que la planificación de los asientos de la oficina no tengan en cuenta la forma en la que la proximidad a ciertos tipos de compañeros puede influir en tu trabajo.

En un estudio llevado a cabo en 2016 por la Harvard Business School que analizó la velocidad y la calidad del rendimiento de 2.000 trabajadores de una empresa de tecnología, los investigadores averiguaron que sentarse cerca de compañeros con un buen rendimiento puede impulsar el tuyo propio en un 15%.

No obstante, los malos hábitos también pueden ser contagiosos. El estudio descubrió que sentarse cerca de un vecino tóxico - alguien que ha sido despedido - aumentaba el riesgo de los empleados cercanos de ser despedidos.

4. La temperatura de la oficina

Si alguna vez has discutido con tus compañeros de trabajo por la temperatura, ya sabes que la temperatura óptima para trabajar cómodamente es diferente para cada persona.

En una encuesta realizada por CareerBuilder entre 3.321 empleados, el 53% dijo que eran menos productivos cuando hacía demasiado frío, y el 71% dijo que la productividad se veía afectada cuando hacía demasiado calor.

Incluso los investigadores tienen conclusiones diferentes sobre la temperatura ideal en la oficina. Un estudio realizado en 2006 por investigadores de la Universidad Tecnológica de Helsinki y de la División de Tecnologías de Energía Ambiental del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley descubrió que la productividad de los empleados alcanza un máximo en alrededor de 22 grados centígrados, mientras que un estudio independiente de la Universidad de Cornell averiguó que una temperatura más cálida de 25 grados era la temperatura óptima a la que los trabajadores podían cometer menos errores y producir más trabajo.

5. La falta de plantas

Tal vez deberías darle las gracias a las plantas que tienes en tu mesa por tu productividad. Disfrutar de vegetación natural cerca no solo sirve de compañía, sino que también puede ayudar a la gente a concentrarse, según una investigación sobre la teoría de la restauración de la atención. La teoría sostiene que puedes recuperar tu capacidad de atención mirando a la naturaleza porque cuando disfrutamos de ella, estamos usando la atención sin esfuerzo.

Un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology que comparaba oficinas comerciales con y sin plantas descubrió que los empleados en oficinas con plantas registraron unos mayores niveles de concentración.

En un estudio separado, publicado en el Journal of Environmental Psychology, se le pidió a 34 estudiantes que hicieran una prueba de lectura que requería que recordaran la última palabra de una oración. Los estudiantes que completaron esta tarea en un escritorio con cuatro plantas de interior tuvieron un mejor rendimiento en la prueba de lectura que los que la hicieron sin plantas cerca.

Comments are closed.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.
Abrir chat
1
¡Hola!
¿Buscas algún mueble de oficina en particular?