Así son las oficinas diseñadas para potenciar el talento

Las nuevas tendencias en el diseño de los espacios de trabajo no pasan únicamente por incorporar tecnologías y mejoras técnicas, sino por potenciar la creatividad, la eficiencia y el talento logrando que cada miembro de equipo se sienta bien y saque su máximo potencial

El arte y el color mejoran el estado de ánimo de los empleados, en las que la iluminación crea un ambiente agradable, en las que las plantas aportan naturalidad y en las que las áreas comunes favorecen el intercambio creativo e informal de ideas

Las necesidades de las empresas han cambiado. Atrás quedan los tiempos en los que las corporaciones buscaban los emplazamientos más céntricos en las ciudades con el fin de ver y ser vistos, prevaleciendo ahora la comodidad, la fácil accesibilidad y aparcamiento.

Atrás van quedando las oficinas tradicionales distribuidas en cubículos, con alfombras grises, sin ventanas y en las que los empleados deben llevar traje de chaqueta cada día. “Las de hoy son oficinas espaciosas en las que el arte y el color mejoran el estado de ánimo de los empleados, en las que la iluminación crea un ambiente agradable, en las que las plantas aportan naturalidad y en las que las áreas comunes favorecen el intercambio creativo e informal de ideas”, comenta Soledad Berbegal, consejera y directora de comunicación de Actiu, fabricante nacional de mobiliario de trabajo y Premio Nacional de Diseño 2017

“Los espacios de trabajo que integran el mueble como una herramienta de cambio, y de captación de talento, juegan con el diseño y la ergonomía para crear un espacio que consiga que cada miembro del equipo dé lo mejor de sí mismo en cada momento, potenciando su talento y su productividad”, continua Berbegal. Y en esos espacios abiertos, funcionales y limpios, sin elementos superfluos, el mobiliario se convierte en un aliado. Y es que es, en sí mismo, una herramienta de cambio que permite a cada área y a cada sala dar respuesta a las necesidades diarias y concretas de cada equipo y de cada persona.

En un momento en que la organización jerárquica se vuelve más horizontal y menos rígida, es importante que el mobiliario aproveche el potencial y multiplique la funcionalidad de los espacios y que tome en consideración todos sus posibles usos. “Hasta hace bien poco se medía el mobiliario en función del número de personas: 50 personas, 50 sillas y 50 mesas. Sin embargo, esa reflexión es demasiado simplista. Tal vez sólo somos 50 personas los viernes, y el resto 40, y con una sala de mobiliario flexible y polivalente adaptada a las necesidades de esas personas, podemos ahorrar y economizar metros cuadrados”, explica Berbegal.

El nacimiento del “Cool Working”

“Cool working” es el nombre que esta empresa de la provincia de Alicante ha dado a su proceso de acompañamiento y estudio de cada proyecto, desarrollado conjuntamente con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), para dar soluciones que consigan que cada oficina sea más productiva y eficiente.

“Sabiendo las tareas que se desarrollan cada día, la organización de los equipos y la manera de trabajar, podemos dibujar espacios que, integrando la tecnología y el diseño, permitan a los trabajadores sentirse libres de usar espacios concretos para tareas concretas y que, además, cuiden de la salud gracias a sus funciones ergonómicas”, afirma. Para ello se tiene en cuenta las nuevas tendencias en mobiliario: desde mesas elevables que permiten trabajar sentado o realizar presentaciones pie, a mesas cuya superficie se gira para crear pizarras temporales, sillas ajustables a la fisonomía, sistemas de asientos que permitan crear un entorno informal en el que despejarse y aportar ideas de futuro a espacios gastronómicos en el que compartir un café o la hora de la comida entre compañeros. Además, tecnologías como la realidad virtual o el mobiliario inteligente se suma a esta corriente de entender los espacios y los muebles para sacarles el máximo partido.

Nuevos usos que rompen esquemas tradicionales y que generan nuevas sensaciones de confort, con muebles que logran adaptarse a cada momento, ya sea de concentración, de trabajo en grupo o de aprendizaje. Mobiliario estimulante que consigue que cada empleado pueda cambiar de tarea, de puesto de trabajo y de postura varias veces a lo largo de la jornada. Espacios sin tabiques, por un lado, o privados, por otro, que pueden acoger espacios operativos individuales, reuniones en grupo, conferencias, salas de socialización, talleres de formación o eventos sociales, dependiendo del momento.

Al final, lo que se trata es de crear un espacio de trabajo que permita el flujo entre las personas que viven en él y les permita pensar, crear y compartir sus ideas. Tareas que se vuelven más sencillas, inspiradoras y llevaderas en espacios equipados con muebles que han sido concebidos, diseñados y fabricados precisamente para ello. Un mobiliario capaz de disparar y fidelizar el talento

Comments are closed.

1
¡Hola!
¿En qué podemos apoyarte?
Powered by