Existe una estrecha relación entre el bienestar laboral, la armonía y la prosperidad, cuando las labores se llevan a cabo en ambientes agradables. Tal vez haya quienes realmente no presten atención a este aspecto, pero tras la lectura de este texto, podrían cambiar de percepción.

La renovación forma parte del proceso de mejora de cualquier pyme, que a su vez trae consigo mejores ideas, una mejor presentación y demostración de seriedad empresarial. Ahora bien, un espacio laboral también debe recoger ciertas características indispensables, que lo convertirán en un lugar más cálido y ameno para el trabajador y que le ayudarán a su rendimiento profesional.

Una reforma en la oficina es una inversión

El personal humano es el recurso más valioso que posee una empresa, son ellos quienes dan vida a las ideas de negocio y se encargan de gestionar su actividad. Por ello su bienestar debe ser una ocupación diaria. Las características físicas de una oficina están regidas bajo parámetros estándares, que deben ser respetados por todos los miembros de la organización. Las reformas de oficinas Greendök procuran cumplir estos elementos, dando buena cuenta de excelentes resultados.

Todo lugar para el trabajo debe cumplir con la aprobación de quienes desempeñarán sus labores ahí, y de no ser así, lo ideal es poner en marcha las reformas que introduzcan el cambio necesario que logren la sintonía entre trabajador-oficina.

Un trabajador debe contar con espacios acordes para cada una de sus labores, como asientos y escritorios cómodos, que permitan que la persona se recline y que además le sirva como almacén de documentos, tener papeles sobre la mesa, un ordenador y cualquier otro elemento necesario. Las oficinas requieren espacios para que los trabajadores se acoplen y puedan integrarse de mejor manera; es decir, salas de conferencia con sistemas de audio y vídeo, pero también mesas que integren a todo el grupo de trabajadores cuando llegue el momento de hacer alguna reunión.

Estos cambios e innovaciones en el espacio de trabajo, no son gastos, son más bien inversiones a corto-medio plazo que ayudarán a los trabajadores a ser más productivos y a sentirse cómodos, cambiando por completo la perspectiva de sus labores.

Otro espacio que en todo caso debe estar presente en la oficina es el área para el café y comedor. Un lugar en donde el trabajador pueda despejar la mente, comer algún aperitivo y conversar un poco tras la jornada. No escapa además de una decoración agradable, con mobiliario acogedor y excelente diseño.

Encontrar la calidad para una remodelación

Algo que pudiera preocupar a una empresa que se haya decidido a realizar una reforma, es la calidad del trabajo final. Visitando el perfil de Facebook de Greendök se podrán conseguir distintos consejos, material de interés para pymes e incluso un catálogo de fotos con los que inspirarse a la hora de visualizar el nuevo diseño.

De hecho, la asesoría de empresas como Greendök, que tienen una amplia experiencia y que puedan ofrecer distintas opciones, servirá para determinar la reforma integral del espacio. Las remodelaciones suelen englobar trabajos de albañilería, carpintería, fontanería, electricidad y muchos otros ámbitos. Conviene hallar la empresa que pueda realizar todas estas labores y así reducir los gastos que se puedan derivar al contratar cada servicio individualmente.

Cualquier proyecto de renovación suelen tener ciertas reticencias en las oficinas, sobre todo porque podrían representar altos gastos, aunque no en todos los casos debe ser así. Lo más práctico es destinar un presupuesto y asegurarse de mantenerse dentro de los parámetros estipulados. Otro elemento que se agrega a las reformas es el material a utilizar. Se debe pensar qué acabados y materiales propiciarán un entorno agradable en el que se fomenten las relaciones laborales.

En cuanto al estilo de la oficina, con el trabajo de su grupo de diseño de interiores, la empresa que se contrate puede ofrecer sus conocimientos en cuanto a las tendencias para espacios laborales. Conseguir un estilo fresco y a la vez profesional, requiere de una buena asesoría.

En todo caso, la imagen final de la oficina podrá ser el de un sitio profesional, próspero y en donde existe armonía laboral. La decisión de remodelar una oficina puede ser difícil de tomar, pero una vez se pone en marcha, genera muchas satisfacciones.


Tanto si trabaja rodeado de docenas de compañeros en una gran oficina como solo en el despacho de casa, el entorno y el mobiliario inciden en la calidad de vida. El diseño más reciente subraya la importancia de cultivar el bienestar individual y la salud del planeta. También ahonda en concepciones flexibles y creativas que conviven con el orden.

CONCENTRACIÓN CONFORTABLE. El sofá donde avanzar tareas. Así lo cree Christian Andresen, director de diseño de la firma escandinava Fritz Hansen, que encargó esta pieza a Jaime Hayón (en la foto), el diseñador español más internacional del momento. Plenum es un microespacio de trabajo con conexión que favorece el aislamiento, la concentración y la relajación.

PUNTO DE REUNIÓN VERDE. Los entornos de trabajo que incorporan vegetación y plantas (¡no de plástico!) inciden positivamente en la salud, tanto física como psicológica, y aumentan la capacidad de trabajo, según repetidos estudios realizados. On Point High de Offecct establece un punto de reunión verde que acoge hasta ocho personas, de pie o en taburetes. Su autor, Mattias Stenberg, lo entiende como una microarquitectura dentro de la estancia, cobijada por un árbol. Con conexión eléctrica, el módulo central está disponible en varios diámetros y alturas, y el sobre puede tapizarse con piel, más confort.

SILENCIO ESTÉTICO. La obra de Frank Lloyd Wright (1867-1959) –autor del Museo Guggenheim de Nueva York– sigue admirando. Offecct, en colaboración con la fundación que gestiona su legado, ha reformulado su bloque Ennis en el panel acústico Soundwave® Ennis, de fibra de poliéster reciclada y moldeada. La estética de Wright, maestro en fundir funcionalidad y ornamento en sus edificios, mejora hoy la sonoridad de entornos.

EFICIENCIA Y SOSTENIBILIDAD no sólo en lo que atañe a la fuente de luz led (de bajo consumo y sin mercurio), también a su mecánica, calidad y distribución lumínica o materiales. La firma sueca Wästberg ha escogido su mejor lámpara de oficina: la w127 winkel, y ha pasado tres años investigando para mejorarla. Dotada de micromuelles, se fabrica con plástico biológico en más de un 60%, procedente de la planta del ricino, reciclable. El color en masa y un suave acabado evitan segundas capas de pintura. Diseñada por Dirk Winkel, es un paso adelante en la producción de plásticos que no dependen del petróleo.

ORDEN CREATIVO. Artículos de escritorio y enseres de diversa índole conviven y se acumulan sobre la mesa del despacho. Border n.º2, del diseñador Ron Gilad y Danese Milano, actúa como marco para delimitar un territorio y resaltar la composición de objetos a modo de pequeña instalación artística. El archivador Fold del estudio suizo From Scratch propone un organizador minimalista.

Worktech, foro de debate líder a nivel internacional en el análisis y la anticipación de nuevas tendencias en el mundo laboral, ha abordado esta semana en Barcelona los retos a los que se enfrentan las compañías con la integración de las nuevas tecnologías en la oficina, tanto en la organización del trabajo como en la concepción de nuevos espacios. Worktech ha reunido a más de 150 profesionales de distintos perfiles, entre los que destacan los de recursos humanos, inmobiliario y tecnológico.

Los expertos participantes en el foro, organizado por la consultora internacional Savills Aguirre Newman y Unwired en IESE, han destacado el creciente interés de las empresas por poner al trabajador en el centro de la organización. Para lograr este objetivo, influyen tanto la configuración de espacios y la arquitectura, como elemento integrador de los equipos, como la evaluación del impacto que tienen en el entorno en el que el empleado desempeña su labor diaria elementos como la luz o el sonido.

Precisamente, Eve Edelstein, directora del Hxlab de Perkins + Will, expuso cómo a través de la neurociencia y los resultados de medición de la actividad cerebral, los arquitectos pueden “hacer un buen diseño para el negocio”. Según explicó Edelstein, la percepción del entorno influye nuestro cerebro de forma inconsciente según las condiciones ambientales de la oficina, lo cual impacta en el bienestar físico y emocional de las personas. Estos parámetros son clave para lograr una mayor vinculación con la compañía, favorecer la satisfacción con lastareas diarias y todo ello se plasma en una organización más eficiente y en un impacto positivo en la cuenta de resultados.

En el foro se habló del protagonismo que en la oficina del futuro también tendrán las nuevas aplicaciones en el ámbito de las tecnologías disruptivas, desde asistentes virtuales a los wereables o la robótica, que nos permitirán llevar a cabo nuestras tareas de forma más eficaz.

Durante las sesiones, se ha hecho un repaso por los distintos conceptos de puesto de trabajo en los que el empleado de oficina ha realizado su actividad profesional en las últimas décadas. Desde las oficinas caracterizadas por un amplio metraje en el que se infrautilizaban espacios, a cubículos cerrados para los empleados que no favorecían el trabajo en equipo, pasando por los más recientes “open spaces”, hasta los “no lugares” apuntados por Antonio Gutiérrez-Rubí, fundador de Ideograma, en los que se crea ahora la identidad profesional de las personas.

Las actuales necesidades son entornos más flexibles, en los que se habiliten distintos espacios pensados para momentos de trabajo de distinto tipo. “Espacios que favorezcan la colaboración, en los que se pueda compartir lo que hacen unos y otros”, apunta Stephanie Zweifel, directora general de Fundación Mashumano.

Por su parte, Philip Ross, fundador de Unwired, recalcó la importancia de la oficina como “la segunda casa” de las personas que trabajan en ella y señaló tendencias ya en uso en otras ciudades, como la especialización de coworkings por sectores de actividad o casos de edificios de nuevo desarrollo en los que el propietario renuncia al alquiler de espacio de plantas completas en favor de una oferta de servicios útil y atractiva para el usuario.

En un mundo en el que la movilidad y las nuevas tecnologías propician que el trabajador pueda realizar su jornada laboral sin tener necesidad de estar vinculado a un puesto de trabajo físico, el reto está en seducir al empleado para que quiera ir a la oficina. “Ya no es solo retener el talento. Es la experiencia que vives en la oficina. Se trata de que la gente quiera venir a trabajar a tu sitio de trabajo y todo lo que eso implica, en lugar de la idea de tener que ir a la oficina porque sí”, apuntó Leyre Octavio de Toledo, directora ejecutiva de la división de Arquitectura de Savills Aguirre Newman.

El entorno laboral se configura también cada vez más como un continuo foco de aprendizaje. “Las compañías necesitan longlife learners”, según Giusseppe Auricchio, director ejecutivo de innovación de IESE, quien explicó la necesidad del aprendizaje corporativo en un entorno en el que hay que desarrollar constantemente nuevas capacidades. En este sentido, Melissa Marsh, fundadora y directora ejecutiva de Plastarc, asociada de Savills Studley, es partidaria de que las empresas se inspiren en el diseño y la configuración de los espacios de los centros educativos para trasladar ese espíritu de aprendizaje constante en el entorno laboral, pues “no se trata solo de qué estás aprendiendo, sino dónde lo aprendes.”

La primera edición del foro Worktech en Barcelona, evento organizado por Unwired y Savills Aguirre Newman, ha contado con el apoyo de IESE, Steelcase and Modulyss.

El edificio de oficinas Torre Reforma en la Ciudad de México ha ganado el premio al rascacielos más innovador del mundo otorgado por el Deutsches Architekturmuseum (DAM). Uno de los premios de arquitectura más importantes del mundo para edificios altos, el International Highrise Award (IHA) se otorga cada dos años al proyecto que mejor ejemplifica los criterios de diseño orientado al futuro, funcionalidad, tecnología de construcción innovadora, integración en esquemas de desarrollo urbano, sostenibilidad y rentabilidad.

El premio, una estatuilla del artista de renombre internacional Thomas Demand y 50 mil euros, se otorga a los planificadores y desarrolladores conjuntamente.

El arquitecto L. Benjamín Romano recibió la estatuilla del premio y el dinero del premio este jueves en la ciudad de Frankfurt, Alemania.

El premio IHA fue otorgado por la Dra. Ina Hartwig, de la oficina de Cultura de la Ciudad de Frankfurt, el Dr. Matthias Danne, miembro de la división de finanzas, tesorería y propiedad de la Junta de Administración de DekaBank y Peter Cachola Schmal, Director de Deutsches Architekurmuseum (DAM).

DAM describió el proyecto y la innovación detrás de su diseño. “En contraste con la tendencia internacional duradera hacia las torres residenciales, así como los proyectos de uso mixto cada vez más grandes en Asia, el ganador del premio de este año es una vez más un edificio de oficinas clásico.

El DAM describe la estructura de la Torre Reforma como un concepto inteligente que cuenta con estructuras de apoyo inteligentes ante los terremotos que son comunes en la Ciudad de México. El edificio cuenta con 246 metros de altura, que la convierte en el edificio más alto de la ciudad. La obra del arquitecto L: Benjamín Romano coloca a la capital mexicana en el mapa mundial de la arquitectura innovadora.

Benjamín Romano dijo que “este premio es especialmente valioso porque proviene de mis colegas (arquitectos, ingenieros, desarrolladores) que pueden apreciar no solo un edificio en sí mismo, sino también los desafíos financieros, estructurales, ambientales y normativos inherentes.

Creo “La mejor arquitectura es la que encuentra la respuesta a estos desafíos. La que emana de las necesidades, el contexto y la realidad, y no sólo de la imaginación o el gusto estético de alguien”.

De los más de mil rascacielos que fueron inscritos durante los últimos dos años, el Deutsches Architekturmuseum (DAM) nominó 36 edificios de 15 países diferentes. Un jurado internacional de expertos compuesto por arquitectos, ingenieros estructurales y especialistas en bienes raíces seleccionó los últimos cinco para la lista corta. El jurado de este año incluyó a Sean Anderson, Knut Stockhusen, Horst R. Muth, Peter Cachola Schmal, Jette Cathrin Hopp, Kai-Uwe Bergmann, la Dra. Ina Hartwig, el Prof. Ulrike Lauber y Thomas Schmengler.

La fachada de la Torre Reforma tiene más además de propósitos estéticos. Las dos paredes exteriores son de concreto expuesto y un tercer lado de vidrio, creando una forma triangular que proporciona un máximo de resistencia ante los terremotos. Los muros de hormigón alcanzan los 60 metros, las abrazaderas de acero en cada uno de los pisos cuentan con bisagras flexibles que resaltan frente a la fachada de vidrio.

A una altura de 200 metros, uno de los muros de hormigón se dobla de manera sorprendente hacia adentro, debido a que la norma en el Paseo de la Reforma señala que los edificios no pueden ser más del doble del ancho de la calle. Si un edificio supera esta altura, la parte superior debe estar rebajada o ahusada, logrando así un cambio en su forma escultórica.