Magen De Portada Levantina

No todo el mundo busca que su cocina reluzca con materiales lujosos o tenga una estética muy formal porque igual no se sienten cómodos en la que se supone que es una habitación de trabajo. Buscar una estética más desenfadada o más relajada (en donde tenga cabida un poco de desorden) es algo más que simplemente una cuestión de presupuesto. Es más bien una cuestión de sensaciones.

Ahora más que nunca los materiales nobles forman parte de la cocina, el espacio más práctico de la casa, y lo hacen en parte por estética -abrir la cocina al salón hace que el aspecto de ésta gane una inusual importancia- y por una cuestión de sostenibilidad. Intentar alejarnos de los plásticos y materiales sintéticos hace que las maderas y piedras naturales vuelvan a ser protagonistas en acabados y revestimientos.

No es que un estilo sea peor que otro. Todos tienen cabido en esto de las tendencias de hoy pero siempre hay que buscar la que nos haga sentir más cómodo y que mejor se ajuste a nuestro modo de vida.

El mármol como protagonista y fuera azulejos

Elegir una encimera y un salpicadero de mármol o de un porcelánico que lo imite y hacer de éste material el protagonista de la cocina, sin que tenga que competir con azulejos en las paredes (mejor pinturas lavables o incluso papeles pintados en el resto de las cocina) es una de las tendencias que contribuye a diseñar una cocina deluxe.

Todo panelado

Tener que descubrir dónde se encuentran el frigorífico, la lavadora, el lavavajillas o incluso, la cafetera o la tostadora, que también se ocultan es una de las tendencias que contribuirán a hacer una estética de lujo en la cocina.

Las encimeras de madera natural o de piedra en tonos lisos.

Las primeras buscan conseguir una cocina de estética natural y cálida y las de piedra en tonos lisos como el blanco y el gris serán una declaración de intenciones en cuanto a que lo prima es una estética bonita y funcional.

Muebles de cocina de madera clara (de pino a acacia)

La madera está cada vez más presente en el diseño de las cocinas. Si eliges un acabado claro conseguirás una cocina bonita sin esfuerzo y mejor con uñeros redondos o con tiradores de cuero...

Azulejo metro o similar en el salpicadero.

Las cocinas-cocinas tiene azulejos en las paredes y el salpicadero. Los de toda la vida (los metros o de estilo similar) funcionan muy bien y si te parecen aburridos puedes probar a colocarlos en zig-zag o en diagonal en la cocina para crear movimiento. También los de imitación hidráulico o los de acabado vidrio y colores lisos para aportar con ellos la nota de color en la cocina. A tu elección.

Cómo serán las oficinas post Covid-19? - Grup Efebé

Cada vez son más las compañías que buscan posicionarse como un empleador deseable concediendo una gran importancia al diseño y experiencia de su lugar de trabajo, estos esfuerzos se pondrán aún más en valor tras el período de “reclusión laboral” provocado por el Covid-19. Con la era post coronavirus, ¿qué esperan y desean los profesionales de su lugar de trabajo 4.0?

El informe “Smart Workplaces”, realizado por Robert Walters, ha extraído los siguientes hallazgos de su última encuesta, realizada a empresas y profesionales de diferentes áreas y sectores en España:

Un espacio que respire innovación, colaboración, concentración e inspiración

Los profesionales encuestados atribuyen a un lugar de trabajo atractivo y actual las siguientes cualidades: un diseño innovador y amigable; que facilite la colaboración con los compañeros de trabajo; un entorno que inspire a trabajar, relacionarse y generar nuevas ideas; con suficientes asientos y zonas para reunirse; con salas para tomar descansos y áreas que permitan la concentración; un lugar donde los empleados tengan disponibles las últimas tecnologías.

A cada empleado le incentivan factores diferentes en su entorno laboral. Hay profesionales que son más productivos en espacios silenciosos o ruidosos, en su oficina o en su casa, en espacios abiertos o cerrados. Si bien es cierto que dependiendo de la naturaleza o sector de la empresa, y de las dinámicas de trabajo de los equipos que la conforman, hay ciertos diseños que encajan mejor que otros.

“Por ejemplo, los profesionales del sector tecnológico suelen ser más favorables a espacios abiertos o semiabiertos, mientras que los profesionales del sector de ingeniería y legal prefieren trabajar en espacios compartimentados por sus dinámicas de trabajo. Más allá de estas diferencias sectoriales, lo ideal es conocer la opinión de la mayoría de los empleados de la empresa a partir de los departamentos de RRHH, y a partir de ahí intentar ofrecer espacios de trabajo acordes a sus necesidades”, comenta Alberto Muñoz, Director en Robert Walters.

Ni abierto ni cerrado, los espacios semiabiertos, la opción preferida por el 68% de los profesionales

7 de cada 10 profesionales encuestados prefiere trabajar en espacios semiabiertos – una combinación entre open space y salas cerradas – un porcentaje que se alinea plenamente con el 71% de las empresas que cuentan con este diseño en sus oficinas.

Por otro lado, el 24% de las empresas ofrece espacios plenamente abiertos o un diseño open space – aquel en el cual no existe una separación visual entre los diferentes espacios de trabajo – un porcentaje que se acerca en gran medida al 20% de profesionales que desea trabajar en oficinas con esta disposición.

En la actualidad, los espacios totalmente cerrados o compartimentados son los menos populares ya que sólo el 5% de las empresas ha elegido realizar esta distribución para sus oficinas, y apenas 1 de cada 10 profesionales quiere trabajar en este tipo de entorno laboral (12%).

Los 3 espacios funcionales más valorados: salas para trabajar en equipo; cabinas para llamadas telefónicas/videoconferencias y salas de innovación

Los tres espacios funcionales más valorados por los profesionales encuestados son las salas para trabajar en equipo (64%), las cabinas para hacer llamadas telefónicas o videoconferencias (50%), y las salas de innovación y nuevas tecnologías (46%). Mientras que un porcentaje significativo de empresas cuenta con salas para trabajar en equipo (77%), cabinas telefónicas (31%) y salas de innovación (14%) se muestran como las asignaturas pendientes. El 6% de las compañías encuestadas no ofrece ningún tipo de espacio funcional.

“Los espacios semiabiertos son los que permiten en mayor medida la creación de diferentes zonas funcionales dentro de una oficina. Este tipo de áreas-propósito posibilitan a su vez la r(evolución) hacia un entorno inteligente porque en ellas se pueden conciliar personalidades y estilos de trabajo distintos: el profesional que necesite trabajar en un espacio diáfano y comunicativo dispondrá de un open space; aquel que necesite un entorno cerrado para concentrarse en una tarea contará con una sala dedicada a este fin; aquel profesional que necesite un lugar para facilitar la generación y el intercambio de ideas tendrá una sala de innovación y nuevas tecnologías; cabinas telefónicas para aquellos que necesiten realizar una llamada sin incomodar a sus compañeros de trabajo… Un diseño de oficina que ofrezca áreas funcionales acordes a su variada plantilla resultará un verdadero smart workplace ya que suplirá las diferentes necesidades de sus empleados. Según la naturaleza y sector de la compañía, los tipos de perfiles de empleados y estilos de trabajo serán diferentes pero de cualquier manera, alinear las preferencias de la plantilla al diseño del espacio de trabajo favorecerá la atracción y retención del talento, la productividad y un buen clima laboral”, expone Ignacio Sánchez, Senior Manager en la división de Construcción, Inmobiliario e Infraestructuras de Robert Walters.

“Construir un entorno inteligente no se limita a ofrecer un espacio atractivo visualmente. Además de un diseño moderno, se han de crear espacios heterogéneos y funcionales que vayan acorde a los nuevos modelos, valores y prácticas de trabajo, así como adoptar las tecnologías que sean necesarias”, continúa Ignacio.

Más allá de las preferencias de profesionales y organizaciones, los espacios abiertos o semiabiertos han demostrado crear una atmósfera de mayor colaboración entre empleados de distinto nivel funcional, generacional y profesional, especialmente si se incluye el concepto de hot desking. Al 64% de los profesionales encuestados le gustaría contar con este tipo de sistema, por el contrario, tan sólo el 17% de las empresas lo ha incorporado por el momento. Entre sus principales ventajas destaca el ahorro de costes en espacio de oficina, su compatibilidad con los modelos flexibles de trabajo, y la proximidad: todo empleado se siente cerca de los demás miembros del equipo, rompiéndose así un gran número de barreras de comunicación. La contrapartida es que los niveles de ruido pueden resultar molestos para aquellos profesionales que tratan de concentrarse en una actividad compleja.

“El sistema de hot desking se basa en la teoría de que nunca va a ser necesaria una mesa de trabajo para todos los empleados de la plantilla al mismo tiempo: ciertas personas estarán rotando por las salas de reunión, trabajando desde sus casas, viajando por trabajo, en una reunión externa o tendrán diferentes horarios laborales de entrada y salida. En consecuencia, en este tipo de entorno laboral no se dispone de un escritorio por persona sino que habrá en torno a un 25% menos de mesas de trabajo respecto al número total de empleados. Se trata de un sistema todavía minoritario (tan solo el 17% de las empresas ha incorporado el concepto de hot desking en el diseño de sus oficinas), pero se considera que este tipo de organización experimentará un aumento en los próximos años tras la estandarización de los modelos flexibles de trabajo”, finaliza Alberto.

11 ideas simples para organizar un clóset pequeño

Una de las tristes realidades de la edad adulta, es tener que vivir en mini espacios, incluyendo aquel armario pequeño que apenas se ajusta a tu colección de ropa. Aunque Carrie Bradshaw te haría creer lo contrario, vivir en apartamentos del tamaño de una caja de zapatos significa aplastar tu colección de zapatos caros, además de todas tus prendas básicas de gala en un espacio hecho para hormigas. Es por eso que nos hemos vuelto expertos en trucos organizadores, especialmente para espacios pequeños.

Hay varias soluciones DIY para maximizar tu espacio, incluyendo adoptar el método de Marie Kondo para doblar tu ropa (oficialmente conocido como el método KonMari) y rotar tu guardarropa cada temporada. Otras ideas en la lista requieren que gastes un poco de dinero, pero nada demasiado caro, incluyendo divisores para agregar más espacio, usar canastas de varios tamaños e invertir en ganchos delgados.

Organizar tu pequeño clóset podrá parecer un juego gigante de Tetris, pero perder significará tener un bonche de ropa debajo de tu cama. Organizar puede ser divertido, además estarás muy feliz cuando tu clóset sea Instagrammeable. Pon tu playlist favorita y manos a la obra.

1. Cambia tus ganchos por unos más delgados

Cuando tienes un clóset pequeño, es obvio que querrás meter ahí dentro todo lo que se pueda, así que no le des espacio extra a unos ganchos. Los delgados de terciopelo maximizarán el espacio, además de que la tela se atora y no verás ninguna prenda en el piso. ¡Todo queda perfectamente ordenado!

2. Dos palabras para ti: Cajas individuales

Sé lo que estás pensando ahora: meter cajas adentro de mi clóset suena como un desperdicio de espacio. Pero no lo es, lo prometemos. Separa tus objetos (piensa: pashminas en una, calcetines en otro) en cajas individuales te ayudará a maximizar el espacio y todo estará accesible y organizado.

3. Doble tubo de colgado

Si tu clóset es lo suficientemente alto, agrega un segundo tubo para colgar y voilà, mágicamente habrás duplicado el espacio de colgado.

4. Instala un rack de ropa en tu cuarto

Ok, sabemos que probablemente no sea lo ideal. Pero piensa que tienes un par de vestidos bonitos, especialmente caros y no los tienes que usar tan seguido. Podrían vivir fuera de tu clóset en un rack portable y además decorar tu cuarto. Funcional y cute.

5. Dale a tus bolsas un hogar

Paso 1: Toma todas tus bolsas que cuelgan de la puerta de tu clóset.

Paso 2: Compra una canasta de metal y guarda tus bolsas verticalmente. Esto las mantendrá compactas y fáciles de tomar.

6. Tus puertas = unidades secretas de almacenamiento

Si eres hábil, pega un par de canastas de metal a las puertas de tu clóset. Estos espacios de almacenamiento son ideales para artículos pequeños como calcetines, gorras, diademas y clutches.

7. Usa tu espacio de la pared sabiamente

Debes saber cómo ser creativa cuando se trata de optimizar cada superficie. Ese pedazo de pared podría ser parte de tu joyero. Puedes ponerte tan elegante como quieras: chinchetas o un gancho para tus brazaletes y una barra de aretes.

8. Guarda tus zapatos en la puerta de tu armario

Esto puede parecer una idea obvia, pero todavía quería incluirlo en esta lista. Si posees uno (o diez) o demasiados pares como yo, deberías estar dispuesta a tener tus zapatos a la altura de tus ojos para inspirarte a donar los pares que ya usas. Además, no tener tus zapatos en el piso hará que el espacio se sienta más ordenado.

9. Guarda en otro lugar tu ropa de invierno

Otro truco estúpido y simple. No sé por qué no se nos había ocurrido. Puedes guardar la ropa por estaciones en maletas y sacarlas una vez al año.

10. Proyecto DIY: Guarda tus mascadas de manera ordenada

Tener una tonelada de mascadas es tu derecho, pero pueden ser molestas de guardar y pueden utilizar bastante espacio. Para resolver ese problema, puedes colgar un par de ganchos para cortina de baño (están disponibles en Amazon) en un gancho y después acomodar una mascada en cada hoop.

11. Otras dos palabras para ti: divisores de estantes

Bendice al genio que los inventó porque son realmente un cambio de vida. Los divisores de estante transparentes son solo crean áreas separadas, sino que también crean paredes falsas, por lo que puedes apilar jeans, suéteres, etc.

Luxurious kitchen with stainless steel appliances in Australian mansion

Antes de embarcarte en un proceso de reforma tan grande y complejo como el diseño de tu cocina, piensa bien cuáles son sus fallos y reflexiona sobre si habría alguna forma de hacer el espacio más funcional con algunos pequeños retoques más estéticos que técnicos. Muchas veces las cosas que no nos gustan de una cocina pueden solucionarse con gestos sencillos que requerirán de muy poco esfuerzo y de muy poca inversión por nuestra parte.

Si aún reflexionando consideras que ha llegado el momento de hacer obras en casa para mejorar la cocina y darle un aire más nuevo y más próximo a la idea de la cocina de tus sueños, no te olvides de repasar los siguientes consejos que aporta para saber de qué cosas no deberías olvidarte.

Analiza bien las posibilidades del espacio

En este punto son varias las cosas que deberemos tener en cuenta para no equivocarnos. La primera es las dimensiones de la cocina y la forma en que está distribuida, es decir, si tiene forma cuadrada, rectangular, si hay alguna columna que obstruya el paso, si nos cabrá una mesa para comer o no…etc. La segunda, que seamos capaces de optimizar el espacio dando utilidad al mismo con una buena capacidad de almacenaje o una buena organización que nos permita tener todo aquello que vayamos necesitando en el día a día al alcance de la mano.Luxurious kitchen with stainless steel appliances in Australian mansion

Elige los colores según la luz y los metros disponibles

Acertar con los colores de la cocina es fundamental para muchas cosas, no solo para acercarnos o alejarnos del estilo que más se ajuste a nuestros gustos y a nuestra personalidad, sino que del color también dependerán cosas tan importantes como la luminosidad. Decimos que algo tiene “vida” cuando se impregna de una buena dosis de luz natural o consigue alegrarnos con sus colores. Elegir el color adecuado dependerá de nuestros gustos, eso está claro, pero tonalidades muy oscuras no serán muy adecuadas si queremos que la cocina de nuestros sueños tenga vida.

Esto no significa que tengas que renunciar al negro si es tu color favorito (que además es un tono muy elegante también para una cocina), sino que deberás en caso de decidirte por él, introducir el color de forma inteligente de manera que solo ocupe el frontal de una pared o que se combine adecuadamente con muebles en tonos blancos para contrarrestar. Decídete por el negro, por ejemplo, si te apasionan las líneas y tendencias modernistas y vanguardistas, y si no nunca olvides que el blanco puede ser el mejor aliado casi para cualquier estilo y combinación: tonos pasteles, vibrantes, empapelados… ¡Imaginación (y estilo) al poder!

Elige paredes y suelos en función del estilo

Cuando pensamos en una cocina nos viene a la mente esa idea tradicional de paredes y suelos embaldosados, pero lo cierto es que el diseño y la decoración han introducido ya nuevos patrones que, aunque puedan resultar a algunos algo desconcertantes, aportan ese estilo que una cocina debe tener para estar acorde con el resto de una casa y también con el espíritu de sus moradores. Por eso ya es muy habitual encontrar cocinas con suelos de madera o con falsos linóleos que imitan bastante bien este material noble. Del mismo modo es habitual en cocinas actuales ver paredes libres de baldosas, incluso empapeladas, cuyo problema de posibles manchas y salpicaduras se solventa utilizando planchas de gresite en la zona de cocinado.

Busca encimeras de materiales resistentes

La encimera es, casi con toda probabilidad, una de las partes más importantes de una cocina. Del hecho de elegirla correctamente dependerá el que una nueva reforma sea algo muy lejano en el tiempo, o que debamos dedicar un porcentaje mucho menor de nuestro tiempo a limpiar y desinfectar. A la hora de elegir la que más se adecúe a tus gustos, no te olvides de consultar con el proveedor aspectos tan importantes como la limpieza, la durabilidad, la resistencia a los impactos y a los cortes, la tolerancia a niveles altos de humedad o a las temperaturas extremas. Podemos encontrar encimeras de granito, de mármol, de cuarzo, de acero inoxidable, laminadas…Si buscamos una buena relación calidad-precio puede que las últimas sean las más recomendables, pero a nivel estético nada como el granito o el cuarzo, ya que el antaño elegido como rey de la elegancia y del estilo, el mármol, es un material demasiado frágil y delicado para la forma en que se viven las cocinas en nuestra actualidad.

Inclínate por fregaderos amplios y ergonómicos

No todo el mundo dispone o se inclina por la instalación de un lavavajillas en su cocina, bien por falta de espacio, de presupuesto o de preferencias personales. En cualquier caso, se disponga de lavavajillas o no, es importante pensar bien en cómo querremos que sea la zona de fregadero, ya que ahí se suelen ir acumulando los elementos de la vajilla sucia y aquellos utensilios que nos sirven para cocinar y que es preciso retirar de la zona de trabajo cuando ya no se necesitan. El fregadero no solo sirve en consecuencia para limpiar, sino también para mantener un cierto orden y poder movernos a gusto mientras cocinamos o nos hacemos un café sobre la encimera.

Por tanto, siempre que haya espacio, se recomienda dedicar una buena zona al fregadero en una pieza de dos senos o de uno bien amplia. Los materiales más habituales son el acero inoxidable y la porcelana generalmente blanca, lo que deberemos decidir no solo por su resistencia sino por el nivel de usabilidad que le demos a esta zona de lavado, así como por el estilo del resto de materiales que se vayan a poner en la cocina.

No te olvides del extractor, sea como sea tu cocina

El nivel de salida de humos que tenga una cocina es muy importante, porque no solo puede afectar a la salud, sino también a la estética y a la mejor o peor conservación de los muebles y demás elementos que tengamos en una cocina. Una mala extracción del aire acumulará vapores, manchas y capas de grasa en las paredes y en los muebles, pues al no poder salir el humo a la hora de cocinar termina adhiriéndose a las superficies más cercanas que encuentre. Por eso no pensar ni dedicar el espacio pertinente a un extractor sería un error bastante grave de diseño, que propagaría también olores a veces poco agradables por el resto de estancias de la casa.

Afortunadamente las campanas de extracción ya han evolucionado mucho y pueden camuflarse muy bien en muebles que no rompan la estética del diseño elegido, o enmarcarse orgullosas en el conjunto gracias a figuras modernas y elegantes dignas de la cocina de cualquier chef.

Pon muebles y armarios que maximicen el espacio

Acertar con el diseño es otorgar a cada rincón que tengamos el espacio y los objetos adecuados para nuestro ritmo de vida y para el nivel de uso que hagamos de la cocina. Por eso la elección del mobiliario es tan importante, aunque parezca una de las partes más sencillas de la reforma o construcción de una cocina, porque de ello depende lo cómodos que vayamos a estar cada día y que el hecho de cocinar se convierta en un placer o más bien en una pesadilla.

Apostar por el aprovechamiento del espacio con muebles altos, una buena zona para colocar la placa de cocinado, una zona de comida y desayuno si se dispone de un espacio amplio y, sobre todo, una buena zona de almacenaje…serán puntos de acierto para dar con la cocina más efectiva y perfecta.

Establece puntos de luz natural y artificial sin miedo

Como ya comentábamos en el tema de los colores, la iluminación y la luminosidad de la cual disponga una cocina puede ser la clave para que sea agradable y resulte bonita a la vista, al margen de sus muebles, de sus adornos y de la calidad de sus electrodomésticos. Sin luz no hay vida, y por eso es muy importante que una buena cocina disponga de algún punto de luz y ventilación natural. Cada vez las cocinas se viven más, y para que esto pueda ser así es imprescindible el encontrarse a gusto y cómodo.

No obstaculices las ventanas con muebles o cortinas oscuras. Apuesta por los visillos o los estores claros e ilumina bien también con puntos de luz artificial la zona central de la cocina, así como algunas adicionales, como la zona en la que se vaya a cocinar o el office dedicado a la mesa o a la barra de desayuno. Y si esto te parece poco o quieres un toque más moderno y chic, no te olvides de incorporar tiras de LED bajo los muebles de la pared o en el interior de las vitrinas. Este tipo de detalles son los que te revelarán como un auténtico “diseñador/a” capaz de hacer las delicias de cualquier visita.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.
Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos apoyarte?