Category Archives: Noticias

En la recepción del edificio de oficinas de WeWork en la calle de Varsovia, en plena Zona Rosa de la Ciudad de México, uno debe apretarse entre una multitud de empresarios jóvenes que entran y salen a todas horas. Lo mismo sucede en la sede de WeWork sobre Insurgentes y Viaducto, en donde un grupo de ejecutivas jóvenes platica sobre los proyectos que desarrollan al lado de una mesa de billar y mobiliario a la moda.

A su vez, en la sucursal de WeWork de Montes Urales, las oficinas de Google se pueden ver a través de los grandes ventanales que iluminan una sala de estar comunal en la que emprendedores analizan las proyecciones de sus negocios, al mismo tiempo que beben café en unas tazas descomunales que les dicen: -haz lo que amas-.

En las oficinas de WeWork de Arcos Bosques, codeándose con los corporativos más exclusivos de Santa Fe, Eduardo Molina, el director de Expansión en Latinoamérica y arquitecto detrás de estas postales otorga la entrevista a El Sol de México. Con sólo dos años en el mercado mexicano, pero ya con 10 espacios de oficinas esparcidos en los principales corredores corporativos de la Ciudad de México, WeWork se ha convertido en el principal referente de espacios colaborativos en el corazón económico del país.

Impulsado por la tendencia global de la transición de una economía basada en bienes a una de servicios y experiencias, Eduardo Molina explica que el modelo de WeWork responde a la necesidad de empresas y empresarios de no estar atados a largos contratos de renta de espacios de oficina.

Lo que WeWork hace es encargarse de facilitarles toda la infraestructura física y servicios necesarios para que las empresas establezcan centros de trabajo a cambio de membresías que difieren en cuanto a costo, de acuerdo con el espacio que requieran.

-Como ha sucedido con otras industrias, en los carros, hotelería, tenemos que ser mejores utilizando los recursos de una manera más eficiente.

-El ser dueño de algo no es necesariamente lo que hoy necesitamos como personas para funcionar. Necesitas la experiencia con base en la demanda, no siempre tienes que tener el auto, quieres el servicio y la experiencia de trasladarte y eso lo estamos viendo en el mundo de las bienes raíces a partir de más flexibilidad-, explica Eduardo.

¿El emprendedor sólo necesita una silla y conexión a Internet? Se lo dan ¿Una mediana empresa necesita dos cubículos y servicio de café? Lo tienen. ¿El banco requiere espacio para 200 personas y una sala de juntas? Usted escoja la sucursal.

La flexibilidad de este esquema de renta se funde a un fuerte énfasis en el diseño de espacios abiertos y privados para ofrecer una experiencia distinta al espacio monótono de oficinas, según explica Eduardo.

Por ejemplo, la empresa utiliza análisis de datos para determinar las zonas de mayor tránsito y de esa manera desarrolla nuevos espacios que incentiven el contacto humano y la creación de redes, sin que haya sobresaturación. Al mismo tiempo la empresa abreva de las últimas tendencias de interiorismo e iluminación para dar más la sensación de que se está en un bar de moda que en las oficinas centrales de una multinacional.

-Se estaban construyendo espacios que no respondían a lo que necesita la fuerza laboral. Caminas en Reforma u otros corredores y hay disponibilidad, pero ese modelo de salir a rentar algo por años y tener que hacer inversión de capital no le responde a las necesidades de las empresas que quieren algo más dinámico, más accesible y con la oportunidad de crecer o de tomar un espacio más chico que te conecte con una comunidad global que es lo que las empresas buscan.

-Hoy volteo y veo la cantidad de edificios que están en el modelo anterior, donde la gente está contando las seis de la tarde para irse, donde no quiso llegar, donde ojalá no venga mi jefe para no ir, y ahí es donde está la competencia y en eso WeWork en México es muy pequeño comparado contra esa inmensidad de una fuerza de trabajo que no está motivada por los espacios y las interacciones que tiene, entonces sí hay oportunidad de crecer con grande desarrollos. Vamos a estar ahí-, dice Eduardo.

EL VIRUS NEOYORKINO

WeWork nació en un loft de Brooklyn en Nueva York hace ocho años, de las mentes del exoficial del ejército israelí, Adam Neumann, y el arquitecto, Miguel McKelvey.

Mientras el primero vendía ropa para bebé y el segundo diseñaba espacios para tiendas departamentales, idearon el concepto de subarrendar un piso entero del edificio, arreglarlo y rentarlo a empresas más pequeñas.

Fue un imán para la escena emprendedora neoyorkina.

El negocio no tardó en obtener el respaldo de inversionistas como JP Morgan, Goldman Sachs, Harvard Management Company, Hony Capital y el SoftBank, que le han llevado a tener presencia en las principales ciudades del mundo, de Singapur a Bombay, de Varsovia a Manila y de Milán a Praga.

Hoy, el concepto en apariencia sencillo le consta una valuación aproximada de 35 mil millones de dólares.

-Adam sabía que esto era un movimiento global y que para llegar a la escala necesitaba que gente igual de comprometida que él y Miguel, que lo hicieran suyo, entendieran la misión y quisieran llevarlo a más personas-, recuerda Eduardo, quien se unió a la empresa hace cuatro años, cuando las filas de WeWork sólo constaban de 150 empleados. Hoy son ocho mil en todo el mundo.

Eduardo, un egresado de Relaciones Internacionales por el Tec de Monterrey, trabajaba en ese entonces en su propia empresa desarrollando una plataforma que permitía personalizar periódicos online en Londres. Mediante un amigo conoció que WeWork estaba buscando personas para una expansión global a gran escala.

-WeWork necesitaba en ese entonces a alguien que entendiera las necesidades de las pequeñas y medianas empresas, como en la que estaba yo, y experiencia en internacionalizar o expandir un proyecto. Para mí era muy claro que WeWork, al plantearlo a una escala global (el coworking), los beneficios eran aún mayores y con una infraestructura muy sólida-, recuerda Molina.

A partir del liderazgo de Eduardo como director de Expansión Latinoamérica y del argentino Patricio Fuks, como CEO regional, WeWork comenzó operaciones primero en México y luego en Argentina, Colombia, Brasil, Perú y Chile.

-Practicamente tomamos algunos lineamientos de EU simplemente para no reinventar la rueda para las cosas que ya funcionaron, tomarlas y replicarlas y adaptarlas si requiere. Es una plataforma global con un playbook de operaciones local, y al final estamos agregando valor y necesitamos independencia para seguir creciendo.

The Dow Chermical Company (Dow), empresa que combina ciencia y tecnología para mercados de alto crecimiento tales como empaques, infraestructura, transporte y productos de consumo, el día de ayer 22 de enero reinauguró sus oficinas corporativas en la Ciudad de México en el marco de sus 60 años de operaciones en el país.

El rediseño logró generar un aspecto moderno, con áreas abiertas que promueve la innovación y colaboración entre empleados, a la vez que fomenta un ambiente incluyente, sustentable, creativo, tecnológico y seguro.

El nuevo diseño va acorde a las metas de sustentabilidad que mantiene la empresa multinacional, con espacios que busca la eficiencia energética al aprovechar al máximo la luz natural. Las oficinas ocupan todo un piso de la Torre Mapfre, con una extensión de 2,800 m2 aproximadamente.

La Sala H.H. Dow y la Fit Desk Zone, son los dos espacios con más dinamismo. El primero es una zona de coworking o casual donde se pretende se inspiren los colaboradores para generar las mejores ideas para la empresa, y cuando es necesario se convierte en un auditorio con un escenario tipo “stand up”, diseñado para romper las barreras jerárquicas, de acuerdo a lo expuesto en el recorrido guiado que ofrecieron a Inmobiliare. Por su parte, la Fit Desk Zone es un espacio que promueve la actividad física y la creatividad, por lo que es pionera en Latinoamérica.

En contraste, el Quiet Room, es una sala en silencio donde los colaboradores se pueden despejar y relajarse, reflexionar y renovar sus energías.

Sin embargo, la sala quizás más desafiante que rompe el status quo es sin duda el Creativity Room, su forma y color recuerda que las limitaciones creativas deben romperse, es una sala flexible pero a la vez confidencial que a partir de la degradación de toda la una paleta de colores generan la sensación de un espacio condensado y al mismo tiempo abierto.

“El desafío de lograr una oficina moderna de lograr una oficina moderna, funcional, colorida, transparente, sencilla y de ambiente agradable, tuvo como objetivo hacer sentir a los colaboradores la calidez de un hogar para llevar a cabo sus actividades laborales y utilizar espacios para trabajar en equipo” argumentó Roberto Moreno, Gerente Regional de Sistemas Informáticos y Servicios Corporativos de Dow para México y región Andina, Centro América y el Caribe, quien fue responsable de implementar esta renovación en conjunto con SpAce, despacho de arquitectura liderado por Juan Carlos Baumgartner y Jimena Fernández Navarra.

Definitivamente, los dos retos más fuertes que enfrenta el segmento de oficinas es, como ya se expresó, la economía de México, y por el otro lado, el cambio de hábito en la operación de los edificios. Cada vez más, los desarrolladores, arquitectos e inversionistas del sector tienen que ser más cuidadosos e informados para que sus proyectos tengan más demanda a futuro.

“Muchas veces pasa en los mercados que hay migración por calidad. Aquí lo hemos dicho en los últimos 5 o 6 años, la gente se ha salido de edificios obsoletos, viejos, a espacios nuevos. Esto trajo una dinámica a nuestro mercado muy buena, porque se vació todo lo viejo y se ha ocupado todo lo nuevo. Evidentemente lo viejo perdió valor, muchos de ellos fueron demolidos para construir nuevos edificios. Hay un cambio de calidad y hay una migración, que llamamos ‘flight-to-quality’; es decir, que la gente vuela a lo nuevo” asegura Lachica. Por ejemplo, en el 2018, los precios atractivos en edificios nuevos de alto perfil originaron una continua mudanza a espacios de mayor calidad, lo que se reflejó en una importante absorción positiva en edificios clase A, en paralelo a la absorción negativa de los edificios clase B y C, tendencia que se presentó en todos los submercados, pero sobre todo en los corredores antiguos de Reforma e Insurgentes.

En este sentido, edificios que fueron construidos hace 20 años y que ya se consideraban de alta calidad, hoy en día pueden ser obsoletos ante las nuevas tecnologías y los actuales hábitos de trabajo.

Pensar los espacios de oficina más eficientes requiere de una infraestructura diferente, “ciertamente en donde tenías antes 100 personas hoy podrían laborar 140 o 150, esto requiere de un trabajo minucioso de planeación, ya que si se supera la infraestructura para la que fue diseñado un edificio, sus servicios podrían colapsar”. Generalmente, los edificios estaban planeados para tener entre 10 y 12 m2 por persona, si eso se baja, se generarían otros riesgos como la saturación de los elevadores, sobrecarga eléctrica e incluso problemas con el aire acondicionado.

Coworking

Frente al reto para pensar el diseño de los espacios de oficinas así como los hábitos de trabajo, el coworking es un esquema de uso de oficina que va a seguir teniendo un crecimiento y una demanda importante, ya que son espacios modernos, eficientes, aun cuando cuentan con pocos metros por persona.

De acuerdo a Víctor Lachica su demanda se debe a que ofrecen varias ventajas: “número uno; si eres una persona que tiene una operación pequeña y además viajas mucho alrededor de la república mexicana, te permite usar oficinas en diferentes lugares, en diferentes geografías, esto nadie te lo ofrece. La segunda ventaja es que puedes tomar espacios no amarrándote a largo plazo. Te permite flexibilizar tu crecimiento de manera muy rápida”.

Ciertamente, está dando una solución a mediano y corto plazo para todo tipo de empresa tanto grande como pequeña. “Empresarios como emprendedores están tomando este tipo de espacios con mucho gusto, y por eso tenemos este crecimiento”.

Movilidad

Un tema importante que preocupa al segmento de oficinas es sin duda la movilidad, porque la gente quiere transportarse lo menos posible, lo que se busca es una eficiencia en el tiempo y sobretodo una mejora en la calidad de vida.

En este sentido, se están pensando cada vez nuevas formas para hacer frente al tema de la movilidad; por ejemplo, una fuerte tendencia es los usos mixtos, donde se conjunta casa habitación con oficinas, para hacer más eficiente el tiempo y que la gente use el transporte realmente cuando sea necesario. “Estábamos un poco mal acostumbrados a ir para todos lados, todo el día y estar parados en el tráfico, creo que este hábito de estar constantemente transportándonos va a disminuir”.

La tecnología puede ser una herramienta clave repensar los hábitos y dinámicas de los negocios y trabajos, así como la movilidad. Por ejemplo: “el número de viajes hoy de México al extranjero por temas de negocio se ha reducido, porque mucho de esto lo logramos a través de teleconferencias, del teléfono, de mandar documentos vía email, las tecnologías nos están sirviendo también para transportarnos un poco menos y ser más eficientes en el tema de movilidad” finaliza Víctor Lachica.

Las oficinas suelen ser el centro neurálgico de la mayoría de empresas. De distintas formas y de variadas localizaciones, dan la imagen que la empresa (quiera o no) transmite. Aquí veremos su importancia.

Espacio del negocio

Como es natural la clave de es su funcionabilidad. Mamparas, puertas, escritorios, sillas de oficina, mesas de oficina…Todo eso podemos encontrarlo en diferentes sitios, aunque nuestra elección sería panel2000.

Aunque algunos dicen que fueron Google y Facebook los primeros en preocuparse por la estética de sus oficinas, esto no es del todo así. Sin ir más lejos con el boom de las empresas de Wall Street, todas peleaban por el rascacielos más alto de la Gran Manzana.

Sí que es cierto que con nuevos gallos en el corral, nuevas normas. Estos gigantes digitales decidieron trasladar el ambiente de la calle a la oficina. Y así grandes empresas tuvieron dentro grafitos, toboganes, etcétera.

Además se le dio mayor importancia, aquí sí, a la visualización interna de la oficina. No sólo como un lugar ajetreado donde echar las horas de trabajo, sino como algo más. Un espacio de captación y retención de talento.

En líneas generales, al igual que la mujer del César, hoy en día las multinacionales no sólo buscan ser perfectas, sino parecerlo. Es decir, demostrar con su oficina que son acogedores, amables, a la par de serios y rigurosos.

Y es que el diseño del espacio laboral, el negotium, se asemeja cada día más al de un hogar. En esto hay una clara influencia japonesa, que combina ambas unidades de producción en la vida del trabajador. Su empresa, su hogar.

De esta forma se busca fidelizar a los grandes trabajadores, reteniendo así el talento, y hacerles sentirse seguros. Demostrar que la empresa se preocupa por los empleados.

Cada vez más la transformación digital, los espacios de co-working, y horarios más flexibles cambian esto. Es decir, la oficina ya no es un conjunto de cubículos donde el jefe va paseando, vigilando a ver como trabajan los subordinados.

Ahora se trata de espacios que dan más horizontalidad. Fomentan el contacto con zonas abiertas y transitables. Además los ordenadores han pasado de ser parte específica a general. Y con ello las mesas y las sillas, claro.

Y que estos cambios fueron vitales para el cambio en la productividad lo confirmó el estudio de Accenture, realizado por Thomas Davenport. Cambio de entorno, reajuste en el ambiente laboral y productivo eran hechos consecutivo.

Lugar de ocio y adaptación a nuevos tiempos

No podemos dejar tampoco lo que llamamos los espacios de ocio. Junto a ese concepto de oficina abierta, buenrollista, debe haber algo que lo concrete. Y es importante sobre todo para el networking.

El networking es un concepto por el cual uno expande su red de amistades y confraterniza con los compañeros. Para ello necesitaremos unos espacios de descanso, ocio o recreo.

¿Para qué sirve? Un ambiente de concordia, distendido, que mejore la creatividad de los trabajadores, y sus relaciones personales. Si se logra la unidad, y que fluyan las buenas vibraciones, aumentará la productividad.

¿Pero y a qué nos referimos concretamente? Pues en el caso español suele ser muy típico un futbolín, donde poder relajarse con los compañeros. En los asiáticos el ping-pong, aunque también es popular en Estados Unidos el Air Hockey.

Por supuesto no solo hablaremos de sitios de relajación, sino que combinaremos el ocio y el negocio. Por ejemplo Google ofrece columpios a sus trabajadores desde los cuales poder trabajar. Insólito, pintoresco, pero efectivo.

Además de todas formas siempre es necesario priorizar el lugar común al individual, la red a la jerarquía. Es decir, si potenciamos el trabajo colaborativo y las relaciones interpersonales, deberemos poner muebles adecuados.

Aquí nos referimos a sillas de diseño similar pero cómodo, y mesas redondas. Si la mesa es rectangular o hay sillones y butacas mejores, todo es más jerárquico, más vertical. Lo contrario a lo que perseguimos.

Otra de los puntos esenciales de las nuevas oficinas es la flexibilidad de los horarios. Debemos tener en cuenta algo necesario, las pizarras y los murales, los cuales facilitan la transmisión de información corporativa entre trabajadores.

Por supuesto no todo esto es positivo. Por ejemplo últimamente hay una tendencia a hacer espacios demasiado abiertos. Ello dificulta la comunicación entre los distintos trabajadores.

¿Y qué efectos tiene? Pues que se convierte en un gallinero donde todos gritan, nadie escucha y la productividad baja. Es lógico tener su espacio, pero tampoco buscamos un oficinista asocial sino colaborativo.

En definitiva la idea entonces es que la planificación sea la adecuada, con una buena cantidad de luz, especio moderado, y lugares de ocio. Además hay detalles importantes como que las habitaciones sean comunes pero de uso exclusivo en temporalidad. Es decir, un rato para cada grupo que la necesite.