CDMX se prepara para la mayor expansión de oficinas desde 2012

Pese a que en la mayor parte de 2017 la Ciudad de México registró una contracción en la demanda de oficinas y que las expectativas lucen poco favorables para este negocio, durante 2018-2019 los desarrolladores inmobiliarios agregarán 1.4 millones de metros cuadrados (m2) al inventario actual de la capital, lo que lo llevará a su mayor nivel y crecimiento del último lustro.

Según la firma de corretaje Cushman & Wakefield (C&W), con la expansión de los próximos dos años los espacios de oficinas en la CDMX alcanzarán una oferta de 10 millones 562 mil m2, para un aumento de 15 por ciento respecto al inventario total del 2017.

Los expertos opinan que esta alza responde a una mayor demanda de este tipo de espacios para las empresas que buscan ubicarse en la capital del país por negocios, además de un renovado interés por rentar en edificios Clase A (inmuebles nuevos).

Yuridia Torres, directora de investigación de mercados de CBRE, dijo que la capital del país sigue siendo un polo de atracción para las firmas por el dinamismo económico que vive. “El caso más relevante en el sector inmobiliario es la Ciudad de México, prueba de la confianza de las empresas y los inversionistas en el dinamismo del sector servicios en la Ciudad”, agregó.

Héctor Klerian, director internacional de JLL México, espera se sumen cada vez más arrendatarios de espacios nuevos de oficinas en la CDMX después de los sismos de 2017, en busca de un lugar que les proporcione mayor seguridad.

“La construcción de oficinas en la CDMX crece a ritmos acelerados y tenemos proyectado que, al menos en el corto y mediano plazo, la tendencia de edificación continúe, esto derivado de la alta demanda de espacios de Clase A”, dijo Raúl Estrada, gerente de mercado de oficinas de Coldwell Banker Commercial.

Un ejemplo de la expansión de estos inmuebles son los desarrollos que albergarán los próximos corporativos. Algunos son Mítikah con 61 mil m2; seguido por Carracci de 43 mil m2; Aleph San Ángel con 42 mil 700 m2, e Insurgentes 2021 con 42 mil 500 m2. Otro desarrollo bajo el esquema de usos mixtos es Artz Pedregal de 50 mil m2 -las primeras tres torres ya están ocupadas y aún faltan por entregar dos-, Panorama Pedregal y Pedregal 3042 con 18 mil 800 m2 y 22 mil m2, respectivamente.

Por su parte, en los corredores centrales como Reforma se ‘levantará’ Chapultepec Uno -complejo de usos mixtos-, que contará con 29 mil m2 para inmuebles corporativos.

Klerian mencionó que a pesar del alto costo del metro cuadrado para arrendar en la CDMX, no se espera que se detenga la demanda de espacios por parte de los corporativos.

“El promedio de renta por m2 de oficinas Clase A en la capital ronda los 25.82 dólares, pero encontramos algunos corredores que superan hasta por 5 dólares esta cantidad. Tal es el caso de Lomas y Polanco, en donde se cotizan en 32.03 y 29.34 dólares”, indicó el director internacional de JLL México.

“El aumento de precios responde a la poca disponibilidad de suelo y al tamaño de los lotes, en donde en muchas ocasiones se tienen que fusionar dos para tener el espacio suficiente para construir; sin embargo, no veo que este crecimiento se detenga”, agregó Klerian.

INSURGENTES DESBANCARÁ A SANTA FE

El corredor inmobiliario de Insurgentes desbancará a Santa Fe -el submercado más grande de oficinas en la capital- en metros cuadrados construidos para el 2020, debido a que en el sur de la CDMX el tamaño de los terrenos son más grandes, además de que tienen precios por debajo del promedio y un transporte público eficiente.

El Corredor Insurgentes, que inicia de la glorieta del mismo nombre y termina hasta el inicio de Ciudad Universitaria, crecerá 90 por ciento más de que lo se espera construir en Santa Fe. Se prevé que el primero sume 452 mil m2 al final del 2020, mientras para el segundo apenas se tienen contemplados 238 mil m2 en el mismo lapso, según C&W.

“Todo Insurgentes -de la glorieta hasta antes de llegar a Ciudad Universitaria, así como Periférico Sur- está en un nivel de disponibilidad saludable con una tasa del 14 por ciento. También en construcción estas áreas están muy activas, ya que los predios son de muy buen tamaño, cosa que no ocurre en el Corredor Reforma, donde se tiene que fusionar los predios”, indicó Estrada.

Hasta el cierre de 2017, la tasa de disponibilidad general en el corredor antes mencionado fue la más baja de todas, al registrar 4.3 por ciento, por debajo de los niveles que cuentan otros corredores como Polanco, Reforma o Lomas de Chapultepec, en donde se situó en 9.6, 13.7 y 12 por ciento, respectivamente.

De acuerdo a los expertos inmobiliarios, otro de los factores que incide en la expansión de Insurgentes es su buena ubicación respecto a medios masivos de transporte, lo que ayuda a la afluencia de los trabajadores que acuden a estas zonas, sin el uso de automóvil.

Comments are closed.