Cómo elegir una silla de escritorio cómoda

Comparativa ▷ Las 5 Mejores Sillas de Escritorio (De Verdad) - 2020

En los últimos 30 años, la mayoría de puestos de trabajo han migrado del esfuerzo físico al intelectual. Gran parte de los trabajadores pasan 8 horas al día delante del escritorio y del ordenador. Esto hace que tener una silla de escritorio cómoda y adecuada sea de vital importancia.

Cómo elegir una silla de escritorio cómoda

Son muchas las características y condiciones que hacen de una silla la ideal para pasar las largas jornadas de trabajo sin sufrir problemas de espalda, de posición o dolores musculares. Se pueden encontrar algunos modelos aquí y decidir entre los más interesantes, una vez que se tengan en cuenta qué hay que buscar en ellos para que ayuden a los trabajadores a mejorar su calidad de vida.

Principales beneficios de una buena silla de escritorio

Puede parecer que contar con una excelente silla de escritorio no es importante, que da igual sobre qué se esté sentado, siempre que la persona haga un esfuerzo en mantener una postura ideal.

Pero lo cierto es que esto no es así: las sillas de escritorio son las principales causantes de las malas posturas en el trabajo y, por tanto, de todos los problemas y dolores que esto lleva asociado.

Para empezar, tener una buena silla de escritorio ayuda a reducir el cansancio en el trabajo. ¿En qué se traduce esto? En que el empleado o profesional rendirá más y mejor durante las horas dedicadas a desempeñar su puesto profesional y obtendrá mejores resultados.

Además de eso, una buena silla de escritorio mantiene mejor la correcta postura de las personas que la usan. Ayuda a tener la espalda y las lumbares rectas, a no doblar demasiado el cuello y a apoyar los brazos de manera correcta.

Esto tiene unas repercusiones directas y muy positivas en los trabajadores: una perfecta higiene corporal es sinónimo de una salud mucho mejor. Los dolores, las contracturas y los problemas posturales se evitan de este modo sin casi notarlo y de una manera automática al adaptar el cuerpo a la comodidad de la silla.

Qué características debe tener una buena silla de escritorio

Lo primero que hay que buscar al comprar una silla de escritorio es que esta esté asociada al adjetivo 'ergonómica'. Esto significa que el diseño del mueble está pensado para cuidar y mejorar la postura de aquellos que la usen de un modo habitual.

Más allá de eso, es importante conocer las características de las sillas ergonómicas, con el fin de evitar comprar un modelo que no lo sea realmente.

Asiento regulable

Poder elevar o bajar el asiento es uno de los factores principales de una buena silla de escritorio. No todos los trabajadores tienen la misma altura, y la silla debe permitir tener las piernas sobre el suelo y en un ángulo de 90 grados.

Regular la altura también es útil para impedir que la silla haga presión sobre la parte trasera de la rodilla. Esta debe quedar liberada en el aire para que el flujo sanguíneo sea continuo y perfecto.

Inclinación regulable

La inclinación del respaldo debe ser otro punto indispensable de una buena silla de escritorio. De hecho, lo ideal es que esta inclinación esté desbloqueada para poder estirarse y que el respaldo se mueva con el cuerpo, que es una de las mejores formas de descansar la espalda.

Respaldo con forma

El respaldo de la silla de escritorio debe tener una forma similar al de las curvaturas de la espalda para que tanto los hombros como las lumbares descansen perfectamente.

Una silla que tenga el respaldo recto no es la mejor idea, puesto que no estará haciendo sus funciones para hacer descansar la musculatura perfectamente.

Materiales transpirables

El sudor y el calor que desprende el propio cuerpo de los trabajadores también es un factor detonante de problemas en el trabajo. Una silla de escritorio que transpire, siempre esté seca y ayude a la ventilación es ideal para resolver esta situación.

Conviene, por tanto, apostar por sillas de escritorio que tengan materiales transpirables y finos como la malla. Esto favorecerá al tiempo de trabajo de un modo único.

Ajuste de brazos

Muchas sillas de escritorio incluyen brazos fijos. Esto, si bien no está mal, es un problema cuando se juega con las distintas posiciones del sillón y el respaldo. Por eso, es un plus que la silla ergonómica para oficina tenga los brazos regulables, así se podrá adaptar muy bien a la correcta posición del cuerpo.

Atención al cuello

También un extra muy positivo es el de aquellas sillas de escritorio que incluyen una superficie para apoyar el cuello y que este descanse. Así se evita uno de los principales problemas de las personas que pasan muchas horas ante el ordenador: el dolor de cervicales.

Todas estas características y complementos hacen de una silla de escritorio la elección perfecta para trabajar durante ocho o más horas al día. Adquirir un tipo de sillón de oficina que cumpla con todos estos criterios es una opción perfecta para cuidar la salud y evitar malestares al llegar a casa.

Comments are closed.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.
Abrir chat
1
¡Hola!
¿Buscas algún mueble de oficina en particular?