¿Cuánto les cuesta a las pymes adaptar su lugar de trabajo al COVID?

Cuánto les cuesta a las pymes adaptar su lugar de trabajo a la COVID?

Las empresas están reincorporando poco a poco a sus trabajadores en las oficinas, que deberán estar adaptadas para prevenir nuevos contagios, algo que supone un gran coste cuando hablamos de las pymes.

¿Cuánto les cuesta a las pymes adaptar su lugar de trabajo a la COVID?

Tras tres meses del fin del Estado de Alarma, tiempo que recomendó el Gobierno que se alargara la prioridad por el teletrabajo siempre que las circunstancias lo permitiesen, las empresas están comenzando a reincorporar a sus empleados a las oficinas.

Esta vuelta a la jornada presencial implica la adaptación de los distintos lugares de trabajo a las normas de salud pública establecidas por sanidad, algo que puede llegar a ser muy costoso, sobre todo si hablamos de las pequeñas y medianas empresas.

En concreto, las compañías están llevando a cabo medidas que se pueden dividir en tres materias distintas:

De prevención, con la reorganización de puestos, turnos, información o realización de pruebas PCR; entre otras.

De protección, con la instalación de mamparas, distancias y barreras de seguridad o entrega de Equipos de Protección Individuales.

De higienización, con la realización de limpiezas intensivas periódicas de los puestos y espacios comunes o la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólicos.

Según CEPYME, el cumplimiento de estas medidas pueden llegar a costar de media para una microempresa de 5 trabajadores cerca de 3.000 euros.

En concreto, sólo en las PCR las compañías están teniendo un coste de 180 euros por prueba, por lo que en el caso del ejemplo de una empresa con cinco trabajadores esta medida supondría un desembolso mínimo de 900 euros.

En este sentido, para que esto sea efectivo se deberían realizar los test de forma periódica, algo “totalmente inviable” para las pequeñas empresas, explican fuentes de CEPYME, desde donde reclaman que el costes de las pruebas PCR debería ser asumido por el erario público “dado que la COVID-19 es un problema de salud pública y no de naturaleza laboral”.

A esta cantidad se añaden más de 2.000 euros para la adaptación de las instalaciones de acuerdo con los requerimientos sanitarios, gasto que aumenta conforme lo hace el número de trabajadores a cargo y en función de las características del lugar de trabajo.

En este sentido, desde Actiu, fábrica de muebles de oficina especializada en diseño de espacios de trabajo enfocados al bienestar de las personas, han realizado una Guía “Cómo adaptar un espacio de trabajo ante la Covid”, en la cual se especifican distintas formas de prevenir los contagios incluso en los espacios abiertos o en las zonas de coworking.

Para los puestos de la oficina, ofrece soluciones como el reducir el número de sillas, y con ello la ocupación, alternar los asientos, utilizar pantallas de separación como mamparas divisorias de sobremesa, delimitar zonas de movimiento o reubicar el mobiliario auxiliar.

En cuanto al comedor, una de las principales recomendaciones que hace la empresa es reducir el aforo a 4 personas por cada 10 metros cuadrados, mientras que en las salas de reuniones una de sus propuestas consiste en limitar el aforo a la mitad incluyendo otras medidas como la sustitución de una mesa grande por distintas mesas con separación.

Comments are closed.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.
Abrir chat
1
¡Hola!
¿Buscas algún mueble de oficina en particular?