Dinamismo de CDMX en mercado de oficinas no se ha detenido

El sismo causó sobreestimación en las expectativas de movimiento, ya que la desocupación de inmuebles fue menor

De acuerdo con un análisis de la consultora inmobiliaria Colliers International, el cuarto trimestre del año pasado el mercado de oficinas continuó con su crecimiento, ya que se sumaron 32 edificios nuevos, que aportaron 515,000 metros cuadrados (m²).

El precio de salida en arrendamientos estuvo en promedio ponderado de 25 dólares por metro cuadrado en inmuebles clase A+ y de 24 dólares para los de clase A. Pero todo el año se registraron transacciones que alcanzaron 874,000 m² en edificios de las tres clases; sin embargo, esta cifra es inferior a lo reportado durante 2016, que fue de 949,000 metros cuadrados.

“El desarrollo de nuevos inmuebles continúa de manera importante en la ciudad, se espera que desde principios de 2018 hasta el 2021 se incorporen más de dos millones de m², de los que 1.3 millones de m² están en construcción y más de 720,000 m² están en proyecto”, explica el reporte de la empresa.

Asimismo, en el último trimestre del año pasado el tipo de cambio fue de 19.5 pesos por dólar, esta variación del cambio en los últimos meses generó que los inquilinos y desarrolladores llegaran a distintos tipos acuerdos para beneficio de ambas partes.

Panorama económico

El análisis considera que las economías avanzadas continuaron con mejoras en su desempeño, tanto en niveles de empleo, como en condiciones monetarias. Ejemplo de eso es que Estados Unidos continúa en la consolidación de su economía, con la reducción en el desempleo, que ha sido el menor en 17 años.

“Como consecuencia de la solidez económica, la FED subió la tasa de referencia a un rango de entre 1.25 y 1.5%. La reforma fiscal, aprobada por las cámaras legislativas de Estados Unidos, podría apuntalar las inversiones y mantener el sentimiento optimista de negocios; sin embargo, es incierto el efecto a largo plazo que pueda tener”.

Por lo que la cercanía de México, las medidas propuestas en la reforma fiscal podrían restarle atractivo como destino de inversión de las grandes compañías. Aunque los lazos económicos de la región se siguen fortaleciendo. Una de las propuestas claves para ser competitivos es la ampliación de la base tributaria, que debe fomentar la inversión nacional y extranjera, y la seguridad jurídica.

“La economía mexicana enfrenta retos para 2018. El ciclo de negocios en México ha sufrido altos números de inflación. Además, el Banco de México aumentó la tasa objetivo de 7% a 7.25% en respuesta al movimiento del banco central estadounidense. La economía mexicana cerró el año con un crecimiento de 2.2% de su PIB, un tipo de cambio por encima de 19 pesos por dólar y la inflación por encima del objetivo, en 6.77 por ciento”, agrega el análisis.

A esta situación se suma las elecciones, la reforma fiscal de EU, la negociación del TLCAN, que generan una expectativa adversa para el crecimiento del país. Asimismo, el proceso de reconstrucción afectó la actividad por unos días, pero se ha avanzado en la demolición de los edificios dañados y en la reparación del resto.

Se espera un impulso económico derivado de los esfuerzos de reconstrucción a medida que se requieran materiales y se abran puestos de trabajo en esa labor. El resto de las actividades económicas se reanudaron y regresaron a la normalidad. En cuanto a la absorción derivada del sismo, hubo una sobreestimación en las expectativas de movimiento, ya que la desocupación de inmuebles fue menor una vez que los edificios obtuvieron los dictámenes de protección civil”, concluyó el reporte de Colliers International.

Comments are closed.