Diseño interior en espacios de coworking: cómo se plantean los lugares de trabajo compartidos

La manera de trabajar cambió, en parte por la portabilidad de las nuevas tecnologías que permiten hacerlo online desde casi cualquier lado. Y en parte porque se busca que el trabajo esté lo más alineado posible a la realización personal. Bajo esta concepción, surgieron los espacios de trabajo colaborativo o cowork, con un diseño y una estética acorde, para dar respuesta no solo a pequeños emprendedores, sino también a grandes empresas.

Matías Lloveras, director creativo de WeWork Sudamérica, abrió el debate: -Las nuevas generaciones tienen una aproximación más holística a la vida laboral. Ellos no separan la persona que son cuando van a trabajar con la persona que son fuera del trabajo. Cada vez más, las personas buscan trabajar en proyectos que les apasionen, en ambientes que los inspiren y en donde puedan interactuar fácilmente con otras personas-.

Y continuó: -Hemos roto con la idea de la oficina tradicional y re-imaginamos los espacios teniendo en cuenta que no todas las personas trabajan de la misma forma, que sus necesidades espaciales no son siempre las mismas. Y que, incluso, una misma persona necesita ambientes distintos de acuerdo a la hora, el humor, o la actividad que desarrolla-.

Espacios de trabajo colaborativo alrededor del mundo. Si bien se inició, en el año 2010, como una solución para startups y emprendedores, mayormente millennials, actualmente, más del 55% de sus clientes son empresas medianas y grandes.

Agustín Delio, cofundador de Huerta Coworking, explicó en diálogo con Infobae que ellos diseñan los espacios con la mira puesta en fomentar la interacción entre los coworkers: -Es esencial la amplitud de los ambientes, la luz natural y la versatilidad de los puestos de trabajo. Los colores que predominan son el blanco y el verde. Buscamos tener un lugar sin muchas distracciones y con muchas plantas. Compramos muebles de colores claros de un estilo minimalista con el foco puesto en que sean funcionales a los miembros de nuestra comunidad-.

Según Delio, un espacio de coworking debe disponer de distintos lugares que permitan realizar las diferentes actividades del día: un área cómoda de trabajo, salas privadas para reuniones y varias zonas que fomenten la interacción entre los trabajadores.

-Lo que más se valora es la variedad de ambientes de trabajo, poder elegir en qué lugar van a ubicarse según lo que estén buscando en ese momento. El espacio más utilizado es el comedor, también es nuestro lugar favorito. Allí, comienzan la mayoría de los vínculos que se dan dentro de nuestra comunidad. Se destaca, ahí, la luz natural y la altura de los techos. Otro espacio muy frecuentado es la terraza, ya que puede ser usado tanto para distraerse como para una reunión. Además, es sede de asados y afters que se hacen todas las semanas en Huerta-, enfatizó.

En cuanto al diseño, Lloveras coincidió en que los espacios están pensados en función de fomentar el intercambio entre las personas y la generación de comunidades de trabajo: -Están diseñados para favorecer esos intercambios, sin perder por ello privacidad. Existe una concepción equivocada sobre el grado de apertura de nuestros espacios. Muchos creen que nuestras oficinas son grandes espacios abiertos donde no existe privacidad. Por el contrario, alrededor del 30% de la superficie de nuestros edificios son espacios abiertos o áreas comunes-.

En cuanto a la arquitectura y diseño, la empresa que tiene sedes en todo el mundo incorpora siempre elementos locales: -Desde la idea principal del proyecto, la elección de los materiales, los métodos constructivos y hasta el arte aplicado en los edificios, todo tiene un alto componente de la cultura local. Y es diseñado in- house por nuestros equipos de arquitectos, diseñadores y especialistas en mobiliario-.

Lloveras contó que buscan generar distintos ambientes dentro de un mismo edificio cuyas cualidades espaciales sean diferentes, de modo que una misma persona pueda cambiar su espacio de trabajo varias veces en el día: -Pueden pasar por un momento de extrema concentración al usar las cabinas telefónicas, o tener horas de trabajo en su escritorio, para luego moverse a cualquier sala de reunión dentro del edificio e incluso usar los espacios de lounge o las terrazas-.

La otra arista interesante de fenómeno es que muchos proyectos residenciales están incorporando estos lugares para sus clientes. El espacio de coworking que se contempla en el emprendimiento de QUO Zapata es un ejemplo de ello.

La arquitecta Ana Astudillo, gerente de diseño de la desarrolladora BrodyFriedman lo explicó: -Su uso va ser exclusivo de los propietarios, forma parte de los amenities del mismo. Nos pareció un enorme diferencial para ofrecer a nuestros clientes. Hicimos especial foco en las nuevas formas de trabajar y de vivir que, en la actualidad, están muy focalizadas el trabajo online, desde sus casas, o en este caso desde un espacio de coworking. Por supuesto que en todos los conceptos de diseño tuvimos en cuenta a la cultura millennial, pero nuestro diseño en algún punto trasciende a cuestiones generacionales, ya que hicimos foco en las necesidades actuales del usuario más que en la estética de una generación en particular-.

La arquitecta se detuvo a reflexionar sobre el interiorismo de este tipo de desarrollos: -Los colores y texturas son fundamentales para favorecer un óptimo ambiente de trabajo. Es esencial el balance entre los colores energizantes, que son los más cálidos o saturados, combinados con los neutros para lograr un ambiente armónico que ayude a la concentración. En cuanto a las texturas, siempre se buscan texturas suaves y confortables, que aportan mayor confort y a la vez descontracturan el ambiente-.

En el espacio de trabajo del emprendimiento de Quo Zapata se busca combinar la energía de los colores cálidos con los neutros para lograr una mayor concentración.

Además, explicó que en los actuales espacios de coworking, como también en cualquier espacio de trabajo convencional, se buscan muebles menos convencionales que los tradicionales escritorios.

-Un ambiente descontracturado, que produzca un estado de confort es fundamental para mejorar la performance en cualquier trabajo. En la actualidad, se busca matizar los escritorios tradicionales con espacios que salen de lo convencional como oficinas de networking o trabajo colaborativo que tienen un formato más innovador. El público joven, principal consumidor de estos espacios, no se queda mucho tiempo quieto en una silla frente a una computadora. Se mueven, cambian de ambiente, socializan. Estos hábitos deben estar presentes en la heterogeneidad del diseño de los espacios, contemplando distintas situaciones de trabajo-.

Astudillo finalizó: -Nos enfocamos en diseñar espacios comunes, descontracturados, que favorezcan la unión entre los coworkers y, también, de generar los suficientes espacios independientes para los que necesiten trabajar solos. Fue fundamental la elección del mobiliario y de la paleta de color. Nos inspiramos en las últimas tendencias presentadas en Milán 2019. Prestamos especial atención al tratamiento de la luz tanto natural como artificial, y diseñamos un patio que oficia de pulmón verde del lugar. Va a contar con puestos de trabajos comunitarios, salas de reuniones privadas, espacios para teleconferencias, espacios de networking, y un office bar-.

Comments are closed.

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.
1
¡Hola!
¿En qué podemos apoyarte?
Powered by