Diseños para 4 generaciones que comparten espacio en la misma oficina

¿A la hora de elegir una oficina aprecia los espacios privados?, ¿busca algo intermedio entre estos y las áreas abiertas?, o, quizás, ¿quiere flexibilidad laboral en horarios y en el lugar de trabajo? Pues bien, hay para todos, porque el mercado corporativo ha tenido que reinventarse para atender las necesidades de todas las generaciones.

Sobre el tema, Juliana Fernández, fundadora de la firma colombiana Arquitectura e Interiores (AeI), y quien habló sobre el tema en 'Expo En Obra 2018', hace un recorrido que comienza con los llamados “baby boomers”, nacidos entre 1946 y 1964.

“Acostumbrados al trabajo duro, estos piensan las cosas a largo plazo y se ajustan a las nuevas tecnologías y dinámicas, pero se les dificulta. Además, aprecian los sitios de trabajo tradicionales o el espacio privado”, explica la empresaria, quien agrega, sin embargo, que ya están saliendo del mundo laboral: “Ochenta millones de ellos se retirarán en los próximos siete años”.

También está la generación X (1965-1980), cuyos miembros componen una gran parte de los cargos directivos y, de paso, se han adaptado a la transformación de internet. Según Fernández, allí están los de mayor gasto económico que, además, buscan un término medio entre las áreas privadas y abiertas.

Al grupo se suman los millennials (1981-1994): “Persiguen sus sueños sin importar el costo, gastan en viajes y entretenimiento, quieren que su vida tenga un propósito y genere impacto; incluso, exigen cambios constantes, porque son impacientes”.

Tras identificar este perfil, la fundadora de AeI agrega que la relación de esta generación con las oficinas se define en “espacios abiertos y un balance de la vida profesional con la personal”. Además, a la hora de desarrollar proyectos corporativos hay que tener en cuenta, desde ya, que “en el 2020 serán más del 50 por ciento de la fuerza laboral”.

El puesto de trabajo tradicional se está remplazando, en algunos casos, por diseños de vanguardia, como este de Globant, en Medellín.

Nativos digitales

Los centennials (nacidos entre 1995 y el 2012) también están en el listado; de hecho, en el 2021, la quinta parte de los trabajadores serán de esta generación. Fernández recuerda que se caracterizan porque son nativos digitales y piensan que la última palabra la tiene la pantalla.

Por eso, hay que tener claro que para ellos “la vida personal y la laboral no están separadas, alimentan su espíritu empresarial y, entre otras necesidades, quieren formar parte del centro de la innovación”.

Tras identificar estos diferentes grupos, es evidente que los retos del diseño corporativo son grandes, y, por eso, AeI ha dado paso a varias tendencias.

La primera está relacionada con los espacios flexibles, es decir, “no territoriales y con estructuras que se adaptan a los empleados y no al revés”, explica Fernández. “Se suman opciones modulares que representan el mundo móvil, áreas informales adaptadas para que la gente comparta ideas e información. Además, el puesto tradicional se remplaza por mobiliario para trabajar en cualquier posición”, señala.

Los centennials (nacidos entre 1995 y el 2012) también están en el listado; de hecho, en el 2021, la quinta parte de los trabajadores serán de esta generación

Otra tendencia tiene que ver con las estructuras horizontales. Según la directiva de AeI, “las oficinas ya no se diseñan pensando en la jerarquía; incluso, se espera que los lugares promuevan la comunicación abierta con los líderes y pares”.

En el listado, la tecnología no puede faltar. De hecho, la mayor inversión está centrada en posibilitar la conectividad en todo momento y lugar. Finalmente, Fernández asegura que se deben entregar áreas informales, con la posibilidad de alejarse de la tecnología y descansar. “Por eso, se incluyen gimnasios, espacios para las bicicletas, salas de masajes, meditación y para dormir. Incluso, el concepto de la biofilia –reconectarse con la naturaleza y disminuir la sensación de estar encerrado– está en la agenda”.

Las generaciones también manejan los negocios de forma diferente. Roberto Cáceres, director de Colliers International, considera que quienes nacieron hace mucho tiempo prefieren inversiones que no implican una exposición alta a la inflación, la devaluación o posibles demoras en ventas. “Es mejor optar por negocios más tranquilos, como inmuebles residenciales y algunas oficinas no tan complejas, así la rentabilidad no sea tan alta”.

A los millennials, el directivo los identifica como “arriesgados” y les sugiere, por ejemplo, “montar fondos de inversión para desarrollar productos inmobiliarios novedosos (renovaciones, centros comerciales especializados, entre otros) que, de paso, tienen rentabilidades más altas. De cualquier forma, la curva de riesgo es inversa a la edad”.

El gerente de la inmobiliaria Avacol, Manuel Alfonso Carrillo, también tiene una lectura sobre la dinámica generacional: “En el caso de los baby boomers, al estar terminando su vida laboral y con los hijos fuera de la casa, necesitan proyectos que les ofrezcan servicios comunales que faciliten su vida y, al tiempo, algo de compañía. Por otro lado, son inversionistas de primer nivel, porque se supone que tienen mayor poder adquisitivo”. Sobre la generación X, el directivo asegura que le tocaron los cambios más dramáticos de la tecnología y se han tenido que acomodar.

“Es un inversionista muy práctico, pues, en su mayoría, ha dejado atrás algunas cosas superfluas y es más concreto en lo que necesita e invierte. Finalmente, los centennials y millennials, en materia inmobiliaria, están aprendiendo a ocupar menos espacio y, ante esto, aprovechan la disminución del gasto para destinarlo en otros asuntos”.

Comments are closed.