Entornos inspiradores: las nuevas oficinas diseñadas para los estilos de vida modernos

La tecnología está impactando en nuestro estilo de vida, mientras los ambientes en donde nos desarrollamos fomentan el tipo de cultura que se instala. Hoy todo se hace más flexible, móvil, rompiéndose la rigidez tradicional con la que hasta hace un tiempo convivíamos. Y aunque hoy podemos hacer distintas cosas desde distintos lugares, la tendencia es construir una -nueva proximidad- donde se compartan ideas, fomente el talento, la creatividad y las mentes interactúen.

Para Carlo Ratti, arquitecto, ingeniero e inventor que dirige el Senseable City Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT), y quizás uno de los diseñadores más influyentes en el pensamiento de las ciudades y espacios del futuro, lejos de que ciertos entornos se vuelvan obsoletos, al contrario, la tecnología transformará y revitalizará los espacios. Ratti, que hace poco participó en Buenos Aires del evento -Ideas, pensemos juntos un futuro-, sostiene que la ominosa -muerte a la distancia- podría ser revertida por el nacimiento de esta -nueva proximidad-.

El concepto de oficina flexible

Además de las ciudades, el entorno en proceso de mayor transformación, es el espacio dedicado al trabajo. El mercado laboral se convierte en un paisaje independiente, internacional y para emprendedores. Lo del empleo para toda la vida comienza a ser algo del pasado y lo habitual es trabajar para varias empresas, en distintos puestos de trabajo e incluso en varios sectores de actividad.

El mercado laboral se convierte en un paisaje independiente, internacional y para emprendedores

Según estudios recientes, durante toda la vida laboral podríamos llegar a tener entre 7 y 10 empleos. Y aunque la tecnología permita que muchas de nuestras tareas puedan hacerse desde un café devenido en oficina, un lobby de un hotel, nuestra casa, el salón vip de un aeropuerto, incluso nuevos diseños de gimnasios, el desafío es integrar diversas ocupaciones en un mismo espacio.

De acuerdo a un trabajo de Global Working Survey, se calcula que 1.200.000 personas ya trabajan en oficinas compartidas. Actualmente la tendencia en el diseño de oficinas a nivel global pasa de lo que hoy son cubículos de trabajo a entornos laborales de grandes espacios diáfanos, capaces de integrar a estos múltiples trabajadores, de múltiples profesiones y de múltiples empresas. Oficinas aptas para responder a las sensibilidades de las personas, construidas de manera eficiente y sustentable.

Las oficinas abiertas u -open space- no son sólo grandes contenedores libres de divisiones, sino que representan la interacción entre los distintos trabajadores dictados por los nuevos modelos productivos. Espacios de trabajo que alcanzan tanto a la arquitectura que alberga a dichas empresas como a las relaciones personales entre compañías y empleados, acercándose al máximo de conciliación profesional y personal.

Las oficinas de Google en Argentina

Las nuevas oficinas llegan a dedicar hasta 5 metros cuadrados por persona, dejando los tradicionales gabinetes que empleaban en el pasado entre 10 y 20 metros cuadrados. Montar estos nuevos entornos laborales, en la región, puede costar entre USD 800 y USD 1.200 el metro cuadrado, cifras que pueden ir escalando dependiendo de excentricidades de todo tipo, como el proyecto -Antejardín- del Estudio Plan B en Colombia, que conjuga oficinas integradas a jardines.

Todos estos desarrollos incluyen implementación, mobiliario, equipamiento, diseño y acabados, donde se destacan la tecnología, el arte gráfico y visual. Empresas que demandan, a pedido de esta -proximidad-, oficinas con áreas de recreación y gimnasia, salas para conversaciones informales, videojuegos, hamacas o sitios para descansar luego del almuerzo, todo esto compatible y amigable con el medio ambiente.

WeWork, una comunidad de trabajo sin limites

-En WeWork decimos que la misión es crear un espacio donde los miembros puedan -make a life, not just a living- (crear un vida, no solo vivirla). Esta fue una de las frases que mas le llamó la atención a Cristina Crespo, arquitecta puertorriqueña que en 2015 decidió sumarse al equipo de diseño de lo que actualmente es la compañía de -co-working- más grande, que marca tendencia en el mundo, y empieza a ser un -aspiracional- entres los jóvenes emprendedores.

Directora de Diseño y Creatividad para Latinoamérica, y en diálogo con Infobae, compartió: -Entendí rápidamente que nuestra labor como equipo diseñador era precisamente desarrollar espacios físicos que sirvan como plataforma para que todas estas intersecciones de desarrollo de negocios se den de la manera más orgánica y creativa. Nuestros espacios laborales trascienden de su entorno físico a un espacio digital-global (app), con network regional y la cultura de una comunidad que alcanza diversas escalas y perfiles-.

Creada en 2010 en Estados Unidos, y en Buenos Aires con el flamante desarrollo ubicado en una de las Torres Bellini del barrio porteño de Retiro, WeWork monta entornos laborales para todo tipo de miembro, desde un ámbito individual hasta el colectivo. No consideran sus proyectos como un -co-working- tradicional. La catálisis del concepto se basa en la idea de una comunidad global donde la noción de limites físicos no existen. Un día se puede trabajar en Buenos Aires y la semana siguiente encontrarse con un cliente en cualquiera de sus otras 163 oficinas en las principales ciudades del mundo.

Diseñadas a partir de espacios de 6 metros cuadrados por persona, la idea es borrar la noción de que el trabajo se limita a un -cubículo o caja de cristal-. La tendencia es diseñar las áreas comunes de manera que se integren con los patrones de trabajo cotidianos. El miembro que llega a WeWork en la mañana puede comenzar a leer sus correos mientras un -barista- le prepara el café en el -community bar-. Esta es una de las partes preferidas de los miembros. De la misma manera que muchas personas prefieren relajarse en los muebles del lounge mientras se enfocan en tareas individuales o aislarse en un -phone booth- para tomar una llamada privada. También se ve mucha actividad en los -nooks- cuando grupos de 2 a 4 personas quieren discutir un tema de colaboración. En fin, ofrece diversas calidades espaciales que proporcionan el ámbito laboral y se extienden fuera de lo que es la oficina privada o la sala de junta tradicional.

Los nooks de las oficinas de Google Argentina

No importa el país, la ciudad, la marca y diseño tiene su presencia y garantiza al miembro global que siempre podrá satisfacer sus necesidades. El contexto de la localización siempre se hace sentir a través de claves del diseño de interiores bien representativo. -Cada región se encarga de -tropicalizar- y adaptar la marca, con la peculiaridad de seleccionar talento local y diseñadores y artistas de cada sitio, lo que permita exhibir una plataforma muy creativa-, explicó Crespo.

En LATAM, alrededor de 20 arquitectos y diseñadores de interiores integran el equipo de diseño de sus oficinas, todos basados en Buenos Aires. Diversas nacionalidades y hablando diversos idiomas, enriquecen el diseño que se refleja en los espacios que crean. En la actualidad tienen 5 proyectos abiertos en México, 1 en Buenos Aires, 2 en San Pablo y 1 en Bogotá. Este año abrirán Río de Janeiro. Otros 20 proyectos esperan para el próximo año. Facebook, Amazon, Pinterest, la eligen.

Google, espacios que fomentan la inspiración

Las oficinas de Google ya son un clásico imitado entre las tendencias para la creación de nuevos entornos laborales. La empresa, uno de los 4 gigantes tecnológicas globales, tiene desde 2007 una filial en Puerto Madero. Allí trabajan más de 200 empleados en los 6000 metros cuadrados que ocupan las instalaciones.

Las oficinas de Google ya son un clásico imitado entre las tendencias para la creación de nuevos entornos laborales

Google se basa en la premisa de que la clave del éxito radica en el intercambio de ideas, la colaboración y el trabajo en equipo. Por esta razón, abundan los espacios comunes. Los empleados pueden trabajar en entornos cómodos y móviles así como encontrar espacios que están exclusivamente dedicados al esparcimiento.

Los diseños incluyen en su mayoría espacios abiertos y muy luminosos. Las oficinas cerradas son escasas y todas ellas, vidriadas. Estas últimas con la particularidad que deben compartirse entre dos personas. Parte de la cultura de la horizontalidad, trasladada a la arquitectura, en la que el espacio físico no reconoce jerarquías.

En diálogo con Infobae, Florencia Sabatini, gerente de Comunicación de Google Argentina, comentó que -el concepto de oficina se desprende de los lineamientos generales de Google: no tradicionales, transparentes y coloridos. No hay un estilo de diseño determinado ya que en cada país las oficinas se adaptan a las posibilidades que brinda cada locación, pero todas en comunión con la idea de facilitar la interacción entre los empleados y generan un entorno laboral agradable-.

La oficina de Buenos Aires, levantada sobre un edificio declarado patrimonio histórico, cuenta con una política de ahorro de energía y uso eficiente del agua, con adaptación de canillas, duchas, descarga de inodoros, sensores de luz y diseño de espacios que maximizan la iluminación natural. Amigables con el medioambiente, tienen un programa de reciclado de basura a través del cual hacen separación en origen de los residuos, clasificando en vidrio, lata, plástico, Tetrapak y desechos orgánicos. Como resultado de todo este trabajo, lograron ser los primeros en obtener el reconocimiento LEED Gold. Otro detalle, hasta un conteiner reciclado terminó siendo una sala de reuniones.

Google se basa en la premisa de que la clave del éxito radica en el intercambio de ideas, la colaboración y el trabajo en equipo 

Para Google, los empleados son la clave de su éxito. Por esta razón la empresa busca que cada una de sus oficinas alrededor del mundo ofrezca las mejores condiciones para que los -Googlers- se desarrollen al máximo, tanto física como mental y profesionalmente. -El 'estar y sentirse bien' lo lleva a su máxima expresión ofreciendo beneficios, facilidades y espacios que contribuyen a ese estado-, subrayó Sabatini.

En Argentina hay lugar para jugar al metegol, ajedrez, ping pong, videojuegos y hasta para hacer meditación, entre otras actividades. Además hay un gimnasio, una sala de masajes, una sala de música con instrumentos, una de yoga y una sala de maternidad. Los empleados cuentan también con bicicletas, terraza, parrilla, siestario y actividades especiales como ser clases de cocina. Además, con 2 comedores (uno que ofrece desayuno, almuerzo y merienda y otro opciones de comida -para llevar-) con alimentos y bebidas gratis durante todo el día, todo un entorno que impulse la colaboración y permita a los empleados trabajar de la manera que quieran.

Comments are closed.