Estilo nórdico: nueva tendencia en decoración

Recrear un espacio, redecorarlo con las nuevas tendencias que unen un poco de lo antiguo y lo moderno es lo que está en escena hoy en día en cuanto a la decoración de salones. El estilo nórdico, un diseño que mezcla lo minimalista con lo clásico en tonos claros que ofrecen mayor luz, se convierte en una de las más importantes expresiones del buen gusto y la elegancia en cuanto al embellecimiento de zonas de confort dentro del hogar o la oficina.

¿Qué es el estilo nórdico?

Una decoración con este diseño tan particular que se ha convertido en lo más chic en los últimos años. Es una tendencia en mobiliario orientada a lograr un espacio de más clase y elegancia con un toque natural. Tendencias en mobiliario apuntadas en revistas del sector como Mi Casay otras revistas especializadas en decoración de interiores.

El estilo nórdico combina un conjunto de diseño que hace impecable cada espacio, al combinar la claridad, limpieza, buen gusto y por supuesto, amor por lo natural. Se caracteriza por el minimalismo, y da equilibrio en un espacio lleno de orden, con mayor tendencia al color blanco, sabiendo fusionar muy bien lo práctico con lo funcional.

Por ser una tendencia utilizada en la mayoría de ocasiones en zona con largos inviernos, donde la poca luz natural prevalece, este estilo de diseño llegó para quedarse como uno de los preferidos de los amantes de la decoración y del buen gusto.

La principal función de este diseño es crear espacios llenos de calidez, confortables y que sean acogedores para quienes los habitan, a la vez que sacar el mayor provecho posible a la poca luminosidad y por supuesto a ese calor humano que indudablemente resulta fundamental para lograr una buena decoración.

Los elementos y colores usados en el diseño nórdico

Los espacios con este estilo se destacan siempre por una visión limpia, clara y natural. Por eso es que, en cuanto a colores, los predominantes son aquellos que atraen más claridad. Asimismo, su estética se basa en elementos muy sencillos y con el cuidado de no exagerar con los ornamentos.

A continuación, se mostrarán algunos colores que serán de utilidad para poder rediseñar y volver más chic ese salón de la casa.

Tonos blancos

Una de las características principales de este estilo sofisticado es su blancura y sencillez, lo que permite dar una percepción más amplia y espaciosa del salón y al mismo tiempo ofrece mayor luminosidad, con paredes vestidas de impecable blanco, con suelos claros y demás elementos en la misma tonalidad.

Definitivamente el blanco es parte fundamental de este juego de diseño más cálido. Además puede ser muy bien combinado con tonos madera y/o piedra. Imaginarse un salón con paredes blancas, un piso de parquet con muebles en tonos blancos, una mesa al medio con una atractiva planta natural, ofrece una visión fascinante y cálida de lo que puede ser ese nuevo espacio del hogar.

Los colores neutros

Jugar con la gama de blancos en combinación con el marrón, el gris o el beige es una buena estrategia para poder lograr un excelente acabado y así tener una atmósfera relajada y serena, ideal para ese lugar especial de la casa.

Una combinación sin colores llamativos, con tonos uniformes y en sintonía con la naturaleza, es ideal. Desde luego, nunca está de más poder jugar un poco a subir el tono y vestir una pared de gris más oscuro, sólo para lograr un poco de contraste en el espacio y manejar la intensidad de la luz en el salón.

Los accesorios de madera

Definitivamente los colores asociados a la tierra siempre son una opción muy acertada, sobre todo en este estilo nórdico, en el que deben predominar esos tonos cálidos. Así que los accesorios en tono madera son una excelente idea. Una mesa de centro, el revestimiento de madera o cualquier otro adorno de ese color, quedará muy bien.

Combinar con los mejores muebles

Los colores claros definitivamente son parte esencial para poder lograr un ambiente cálido lleno de luz y armonía, pero de nada sirven si no se combinan de manera adecuada con muebles. De modo que, si la idea es lograr un buen ambiente con diseño nórdico, lo mejor es que se puedan incluir mesas de estilo industrial, como una estantería de hierro y madera de las que se pueden encontrar en el mercado, y otros muebles que logran la combinación adecuada entre el color y la estética minimalista.

Al inicio de este artículo se habló de la amalgama entre lo moderno y de lo clásico, y para eso, nada mejor que utilizar un mueble vintage en combinación perfecta con las tonalidades, así que, si en algún rincón se tiene algún mueble de madera heredado de los abuelos, es el momento de renovarlo y darle ese toque antiguo a la decoración.

Otro elemento que se debe tener en cuenta en el momento del diseño de un estilo nórdico es la iluminación. Si bien es cierto que la idea primordial es darle un toque de luz a espacios donde la claridad natural es muy poca, el juego con la iluminación artificial puede también ser un gran aliado en el momento de lograr el ambiente cálido que se busca.

Comments are closed.

1
¡Hola!
¿En qué podemos apoyarte?
Powered by