Feng Shui en la oficina: cómo organizar tu espacio de trabajo

Partiendo de la base que las normas de seguridad e higiene se cumplan, el Feng Shui te ofrece además convertir tu espacio de trabajo en un lugar amigable donde, contrariamente a lo que sucede generalmente, sea grato permanecer varias horas en actividad e interacción con otros. Aplicar los preceptos de esta disciplina en tu oficina puede mejorar tu actitud hacia las tareas laborales, aumentar tu concentración y tu creatividad. También podés utilizar sus estrategias para facilitar la comunicación y la cooperación y atraer clientes o reconocimiento público.

Todos podemos trabajar la energía del éxito en nuestro ámbito de trabajo, sea cual sea la actividad desarrollada o el puesto que ocupemos dentro de una estructura más amplia.

Reconocé la energía

Lo primero que debemos hacer es conectarnos con las sensaciones que nos provoca el espacio. Observá tu escritorio y tu entorno, luego cerrá los ojos: ¿qué mensajes irradia? Por ejemplo: “trabajar es difícil”, “ganar dinero con esta actividad es imposible”, “todos son problemas”, “el dinero no alcanza”, “otra vez lo mismo”.

Si todos los días trabajamos en un escritorio desordenado, sucio, repleto de objetos o tareas pendientes, sentadas en una silla inestable, o en un rincón oscuro donde hay bloqueos que dificultan la fluidez de las tareas cotidianas, ¿cómo llegará la prosperidad a nuestra vida? ¿O, simplemente, la respuesta certera para el jefe inconformista y la sonrisa de bienvenida al cliente nuevo?

Un entorno laboral desprolijo refleja confusión mental y postergación; uno muy austero transmite apatía. Pero cuando el espacio está despejado, limpio y confortable, nos permite trabajar atentos y relajados a la vez, nos hace sentir que estamos plenos de capacidades y todo sale naturalmente, percibimos que podemos ir por más.

Revisando puntos clave

Algunos aspectos del espacio físico donde trabajamos parecen obvios, pero… ¿Cuántas veces la rutina nos lleva a pasarlos por alto y sobreadapatarnos a una energía nociva? Comenzá por chequear lo siguiente:

* El respaldo

Así como ocurre para el descanso, durante las horas de trabajo un requisito fundamental del Feng Shui es contar con protección detrás de la espalda, simbolizando a la Tortuga Negra, uno de los guardianes celestiales en la mitología china.

Lo ideal es tener una pared detrás, nunca debe haber una puerta. Si hay una ventana y no podemos cambiar de ubicación, hay que colocar cortinas y tener una silla con respaldo alto, ancho y sólido.

Esta situación resguarda contra traiciones, imprevistos y chismes. El Chi protector puede potenciarse con un cuadro con montañas ubicado sobre la pared a nuestra espalda.

* El orden

El espacio de trabajo debe estar bien organizado y limpio, sin muchas cosas a la vista que bloquean la energía y dispersan la atención. La disposición del mobiliario debe permitir que las personas y el Chi circulen sin trabas, de manera ondulada, suave y envolvente. Así el Sheng Chi (energía positiva) podrá moverse sin obstáculos alcanzando todos los rincones.

Es importante mantener una zona delantera despejada, para tener una buena vista y recibir la energía del Ave Fénix (el guardián de las buenas oportunidades).

* Evitar Sha Chi

Las formas amenazantes, la suciedad, las superficies endebles, rotas o deterioradas son todas fuentes de Sha Qi o energía negativa que hay que evitar. Las patas de la mesa y el asiento deben apoyar de manera firme sobre el piso. Un escritorio dañado o una silla inestable transmiten una energía insegura, precaria, contraria a la prosperidad. Siempre son más recomendables los muebles de bordes redondeados que los filos rectos que irradian flechas envenenadas. Nunca quedes expuesta a estantes y vigas sobre la cabeza que dan sensación de opresión a quien está debajo.

* Los colores

Los colores de la ambientación deben lograr un equilibrio Yin-Yang de modo que no generen ni apatía ni nerviosismo. El color verde agua o el lavanda son tonos Yin que ayudan a la concentración mental. Algunos detalles en colores vibrantes aportan energía Yang necesaria para mantenerte dinámica. Por ejemplo, cuadros con tonos amarillos o cortinas en tonos tierra se indican en las orientaciones Oeste, Noroeste, Suroeste y Noroeste. En los sectores Norte, Noreste y Este son propicios los colores primaverales como el verde y el celeste, combinados con cuadros de paisajes boscosos, para generar crecimiento en el área del dinero. Las imágenes marinas (sin tormenta) en el Este favorecen la salud de tu puesto o emprendimiento.

Según el tipo de actividad que desarrolles, elegí tu color:

- Comunicación: favorecen los colores durazno o terracota;

- Generar nuevas ideas: tonos verdes;

- Conectarse con las emociones: tonos azulados;

- Trabajos repetitivos: los colores alegres en tonos de naranja y amarillo;

- Favorecer la concentración y actividad mental: el blanco;

- Transmitir confianza y estabilidad: colores naturales y beige.

* La iluminación

Es necesario que todo el ambiente esté bien iluminado con luz general de techo y no generarnos sombras con nuestro cuerpo u objetos. También hay que evitar los encandilamientos que provocan accidentes, daños en la vista y dificultan el buen desempeño.

Si contamos con una ventana es ideal aprovechar la luz natural que ingresa por ella colocando el escritorio de costado. El sector donde se ubica la computadora requiere una iluminación especial: el monitor no debe recibir la luz solar de frente. Si se acostumbra trabajar de noche o en tareas muy minuciosas, es indispensable tener una lámpara de escritorio que pueda dirigirse a la zona de trabajo, por ejemplo, el teclado. Si se pasa mucho tiempo mirando la pantalla de la computadora, será importante equilibrar la luz que irradia el monitor. Esto se logra colocando una lámpara de pie con pantalla a unos dos metros por detrás del monitor o, simplemente, dirigiendo una lámpara de escritorio hacia la pared posterior del monitor.

* El escritorio

El tamaño del escritorio debe adecuarse al espacio disponible. Uno muy pequeño carece de jerarquía y no permite que trabajemos cómodos. Uno demasiado grande impide que tengamos las cosas al alcance de la mano y bajo control, por lo cual, también nos hace perder autoridad y organización.

En cuanto a los materiales, la madera transmite solidez, estabilidad, confianza. Los escritorios de metal son conductores de energía, y nos dejan expuestos a la acción negativa de las radiaciones ambientales. Las mesas de vidrio trasmiten transparencia, agilidad mental y flexibilidad, pero es necesario combinarlo con la madera. Los laminados son energéticamente neutrales, su Chi está dado por el color y la forma del mueble.

La forma del escritorio es un aspecto estratégico. Las rectangulares favorecen la concentración, ideales para oficinas compartidas. Un escritorio circular es óptimo en salas de creativos, donde se realizan reuniones de equipo para generar nuevas ideas. La forma en curva en U es muy propicia para la concentración, la energía confluye en quien está sentado en el interior de la curva. Las personas sentadas del lado de afuera de la curva se sienten atraídas por este punto energético y permanecen atentas. Un escritorio cerrado de arriba abajo en el frente establece límites de distanciamiento. En cambio, si el frente es abierto invita al acercamiento, haciendo que quienes dialogan se sientan más cómodos y amigables.

* Activadores en la decoración

Algunos objetos activadores pueden incluirse, nunca en exceso, en la decoración de tu entorno laboral. Entre ellos:

- Piedra amatista: en la mesa de trabajo. Ayuda a transmutar energías negativas en positivas.

- Buda sonriente: su presencia inspira el deseo de disfrutar de la existencia como un viaje bondadoso, sabio y pacífico.

- Tsai Shen Yeh: es uno de los dioses chinos de la riqueza, también llamado Lu Hsing. Atrae la riqueza y protección.

- Rana de tres patas: el Chan Chu significa en chino sapo o rana del dinero, o sapo o rana de tres patas. Tradicionalmente, es un sapo con una moneda en la boca, sentado sobre un lecho de monedas o lingotes. Su expresión es intensa, formada por los ojos rojos y las fosas nasales abiertas. Se asocia a la buena fortuna, a la salud y a la prosperidad.

- Trofeos, medallas, diplomas: este tipo de objetos personales ubicados con moderación en el escritorio estimulan la autopercepción positiva sobre nuestras capacidades, logros y metas.

- Agua en movimiento: una pequeña fuente con agua o imágenes de agua limpia en movimiento (cascadas, mares tranquilos), siempre que el Feng Shui lo permita.

- Lámpara de sal: neutraliza la ionización positiva y la contaminación ambiental provocada por la computadora y aparatos eléctricos.

- Aromas cítricos: con esencias naturales, limpian el Chi estancado y dinamizan la energía.

Finalmente, recuerden tener en cuenta el número Kua de nacimiento (conocé cuál es tu número Kua acá) para orientar la silla de trabajo de acuerdo a sus direcciones favorables. Además, será importante disponer de un sector de recreo o descanso siempre que el espacio lo permita: es estupendo para hacer pequeños intervalos antiestrés. En este rincón podemos ubicar un pequeño sillón cómodo y una mesita para tomar café. Los colores cálidos deben marcar una diferencia con el sector de trabajo. Una lámpara de sal, una fuente de agua, música agradable y/o cuadros con paisajes primaverales ayudarán a reciclar la energía.

Comments are closed.