Ideas de diseño para oficinas del siglo XXI

Del mismo modo que el paso de los años hacen cambiar muchos aspectos cotidianos del día a día e incluso las formas de vestir o de relacionarse, también cambia el diseño, hasta el diseño de las oficinas.

Y es que si ha cambiado la manera de trabajar, la manera de relacionarnos entre nosotros mismos, entre compañeros de trabajo e, incluso, con el jefe de nuestra empresa, ¿cómo no van a cambiar las oficinas, adaptándose a esta nueva manera de entender el mundo laboral?

Así pues, si quieres adaptar tu oficina a este nuevo mundo, a lo largo del artículo te daremos algunas ideas que te serán de ayuda.

Transparencia, movilidad y digitalización

Sin duda, hay tres características que hoy en día no faltan en casi ninguna oficina moderna: la transparencia, la movilidad y la digitalización. Aunque puedan parecer conceptos que poco tienen que ver con el mundo laboral, en realidad son palabras que han inundado la manera de entender la sociedad a día de hoy y que, por ende, se ven reflejados en las oficinas.

Los trabajadores buscan un ambiente distendido, un lugar en el que poder moverse, conversar y compartir ideas y proyectos, y una oficina en la que la tecnología esté a la orden del día, con grandes dosis digitales, para poder afrontar la jornada laboral de una manera sencilla y sin la sensación de perder el tiempo.

Espacios abiertos

Así, las oficinas de hoy en día se han convertido en espacios abiertos donde hay muy pocas paredes que den esa sensación de jerarquía y separación entre compañeros. Esto se une al uso de colores mucho más vivos y llamativos, lo que convierte la oficina en un lugar más ameno y divertido, huyendo así de los colores grises y clásicos, los cuales hacían relacionar las oficinas con espacios más austeros y aburridos.

Ambientes luminosos

Con los espacios abiertos llegan también los ambientes más naturales y, sobre todo, luminosos. Los diseñadores de oficinas ya buscan espacios en los que haya grandes ventanales, lugares en los que entre luz natural de manera directa, conjugando esto con muebles y colores que favorezcan esa sensación de amplitud y luminosidad. Esto, al final, acaba repercutiendo hasta en la productividad de los trabajadores de la oficina.

En definitiva, una de las cosas más importantes a la hora de diseñar oficinas modernas es saber jugar muy bien con el equilibrio, encontrar un punto medio entre espacios abiertos y la funcionalidad; con una decoración justa, pero sin renunciar a ella ni a la privacidad ni practicidad.

De hecho, las empresas de venta de mobiliario de oficina cada vez más asumen estas ideas y se decantan por ofrecer a sus clientes muebles que conjuguen con estas características.

Materiales y objetos que le darán a tu oficina el aspecto de una oficina del siglo XXI

Para conseguir el aspecto de una oficina moderna, hay que cuidar algunos detalles que van más allá de los espacios abiertos y luminosos. Hoy en día, juegan un papel muy importante los materiales y objetos que se utilicen.

La madera

La madera es uno de esos elementos que llama la atención de primeras y que, además, llena la vista. Todo lo que sea de madera le dará al lugar un ambiente más cálido y acogedor.

Por ejemplo, para tu oficina puedes poner algunos muebles de madera o incluso los techos de la misma.

Combinar materiales naturales

Siguiendo la estética anterior, algo que se utiliza mucho hoy en día y que cada vez son más las oficinas y lugares de trabajo que se suman a esta tendencia, es combinar diversos materiales naturales. Es más, muchas veces se busca combinar este tipo de materiales tan dispares entre sí justamente buscando la “no combinación”, que llame la atención su diversidad y que sea esto lo que le dé un toque divertido a la oficina.

Por ejemplo, puedes utilizar sillas de madera, rodeando una mesa de cristal, y con un centro de mesa más vanguardista. Además, otra idea muy original es que cada uno de estos elementos sean de colores diversos, para acrecentar así sus diferencias.

Esta clase de decoración es especialmente útil en las oficinas en las que a los trabajadores se les exige mucha creatividad.

Utilizar palés

Otra idea muy común actualmente es la de utilizar palés para crear tus propios muebles u objetos decorativos. Los palés son objetos que se pueden restaurar de manera muy fácil, y que permiten una personalización instantánea.

Puedes utilizar los palés como estanterías o incluso como mesas. Sin lugar a dudas, esto le dará un toque vintage y a la vez moderno a tu oficina que no dejará indiferente a nadie.

Con estas pequeñas ideas conseguirás crear un espacio de trabajo más adaptado a los tiempos actuales y en el que tus trabajadores se sentirán totalmente a gusto, serán más productivos y creativos, y entenderán la nueva manera de trabajar en equipo.

Comments are closed.