La oficina se reinventa

Los trabajadores mexicanos dedican hasta 10 horas para actividades laborales. Esto convierte al país en el lugar con la jornada más larga dentro de las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
El escritorio y una silla detrás ya no son los muebles convencionales dentro de la oficina. Los espacios corporativos han evolucionado hacia la introducción de tecnología y un diseño de interiores adecuado para favorecer la productividad, el talento y la interacción humana.
De acuerdo con Steelcase, firma americana que tiene más de 100 años de brindar soluciones para oficinas, un espacio laboral ideal es aquel que genera colaboradores involucrados, que están entusiasmados y trabajan de manera positiva para crear nuevos productos y servicios; originan nuevas ideas, encuentran nuevos clientes, y por último, fomentan el crecimiento y el aumento en los ingresos.
Sin embargo, 87% de los empleados a nivel global se encuentra desvinculado en el trabajo, según la empresa. Un estudio realizado por la firma que cuenta con presencia en México con más de 500 mil metros cuadrados de oficinas instaladas en los últimos cinco años, señala que sólo 11% está satisfecho con su espacio laboral y de ellos 98% asegura concentrarse fácilmente.
“Lo que buscan nuestros clientes es mayor productividad, eficiencia en el uso de recursos desde personal, metros cuadrados, presupuestos, entre otros, así como el impulso a la creatividad y la innovación. Otro objetivo es atracción, desarrollo y retención de talento”, asegura Jerome Cartier, regional vice president North Latin America de Steelcase.
Explica que el espacio que ocupa una oficina en México es más importante que en otros países por la mezcla generacional, “el promedio de edad es de 30 años, eso hace que dentro un lugar de trabajo convivan hasta cuatro generaciones diferentes, ello tiene una influencia en cómo se diseñan las oficinas”.
Julio Hirschfeld, director ejecutivo de PMSteele, empresa que cuenta con una participación de mercado de entre 10 y 12%, indica que las instalaciones del centro de trabajo se relacionan con la salud ocupacional y la productividad de los colaboradores.
 
“Las organizaciones parten de un presupuesto para diseñarlas, el tema financiero es un factor importante. Además no sólo es la preocupación de qué instalaciones ocuparán, sino hasta cuestiones técnicas como la localización del cableado”.
Democratización del espacio
Raúl Trujillo, market manager de México y Centroamérica de Vitra International, fabricante europeo de mobiliario de diseño para vivienda, oficina y espacios públicos, explica que la tendencia en sitios laborales apunta a su democratización en un espacio abierto que cuente con ciertos lugares reservados y ubicados estratégicamente.
“Desde la fundación de Vitra en los años 50, la visión en materia de diseño de interiores es revolucionaria, integradora, humanista, democrática y participativa. Respecto al resto de Latinoamérica, México es punta de lanza porque en sitios como Panamá, las oficinas son de hasta tres generaciones atrás”.
Menciona que el territorio nacional se distingue en la región por contar con arquitectos bien informados y actualizados en cuestión de diseño corporativo. Tal es el caso de Juan Carlos Baumgartner, socio director de Space México-Latinoamérica, despacho de arquitectura y diseño que ha sido el pionero de la neuroarquitectura. Ésta estudia el impacto de los espacios en el ser humano a nivel psicológico y la manera en que inciden en su conducta con factores como la calidad de la luz, volumen del espacio, la altura de los techos y los colores.
México se destaca por la apertura que existe en las empresas para crear un espacio más abierto y democratizado, están dispuestas a invertir en ellos, aunque hay firmas como las legales que aún prefieren un diseño más tradicional como cubiertas de cristal o materiales como mármol y espacios tan solo funcionales”.
Jerome Cartier detalla que en un lugar de trabajo deben converger tres tipos de bienestar para lograr un espacio idóneo: el cognitivo, relacionado a sentirse bien en un ambiente agradable para desarrollar el potencial creativo de las personas; el emocional, vinculado a la felicidad y por último el físico, relacionado a la ergonomía.
Menciona que en promedio, las compañías destinan hasta tres mil dólares por usuario incluyendo espacios comunes, esto al momento de instalar sus oficinas. “En realidad, todos los sectores se interesan por contar con una oficina o corporativo adecuado porque lo que caracteriza al mercado mexicano a diferencia de otros, es que sobresale la sofisticación, obedece a una necesidad de crecimiento. Es raro tener clientes que se vayan a cambiar a un espacio más pequeño”, destaca el directivo.
Así la estación de trabajo ya no sólo es el lugar que ocupas sino todo el espacio que está a tu disposición dentro de la oficina. Los expertos detallan que las actividades que debe mezclar es: enfoque, momento de concentración que requiere asilamiento; aprendizaje como la retroalimentación con el jefe; interacción social, tiempo del día que compartes con más compañeros y finalmente, la colaboración, actividades multilaterales enfocadas a innovación y creatividad.
“Hoy la visión de las empresas ha cambiado, sus oficinas apuntan hacia espacios abiertos, ya no son sitios fijos, aunque influye mucho el tipo de puesto. Hay usuarios viajeros o que pasan mucho tiempo fuera del sitio de trabajo, por ello se han creado áreas comunes como las zonas de casilleros o lockers”, subraya el director ejecutivo de PMSteele, firma mexicana que cuenta con cerca de 65 años en el diseño y la comercialización de mobiliario para oficina.
Prioridad al ser humano
la-oficina-se-reinventaEl directivo de Vitra recuerda que la antigua academia arquitectónica proponía segmentar en cuadros una oficina, “al final se terminaba diseñando una parrilla octogonal que se llamaron por mucho tiempo caballerizas o cubículos, hasta la fecha siguen existiendo, pero esa concepción ya ha quedado en el pasado.
Uno de los peores errores que cometen las compañías al momento de diseñar su corporativo es no poner como prioridad al ser humano y darle más importancia a los aspectos técnicos, el foco debe estar en el usuario final”, dice Trujillo.
Aunado a esto, el clima laboral no se ve favorecido si no se presta atención a la bioarquitectura como la iluminación y ventilación relacionadas a fuentes naturales de energía.
 
Julio Hirschfeld dice que la mala elección de colores, no comprender el objetivo final de compañía y no considerar crecimientos futuros figuran como los errores más recurrentes en las empresas.
 
Para Jerome Cartier no tener un manejo del cambio y sobre todo de instalaciones, así como hacer un espacio con base en puestos individuales sin considerar más posibilidades, representan tropiezos para las firmas.
referencia: mundoejecutivo.com.mx

No Comments Yet.

Leave a comment