Mercado de oficinas podrá incrementarse en la CDMX

Después de los efectos en el sector inmobiliario que causó el sismo del 19 de septiembre, el sector de oficinas Clase A es el que se puede ver más dinámico, esto de acuerdo con un balance preliminar de los efectos de dicho fenómeno natural, realizado por la empresa de servicios inmobiliarios CBRE.

“La información confirmada hasta ahora, registra 44 propiedades colapsadas, así como otras 78 que enfrentan riesgos de colapso u otros daños importantes. De estas 78 propiedades, 35 son de oficinas, comercio, usos mixtos o industrial, en la mayor parte de los casos se trata de categorías B y C. Asimismo, más de 1,800 propiedades estarían seriamente dañadas, con información aún por confirmar, pero que en su mayoría son residenciales”, explicó Lyman Daniels, presidente de CBRE México.

En cuanto al sector de oficinas, el análisis explica que la mayoría de estos inmuebles afectados pertenecen a la categoría B y C; con los datos que se verificaron, menos de 10% del inventario clase B y C de la ciudad sufrió daños estructurales.

Por lo que empresas y particulares, que fueron desplazados de sus lugares habituales de trabajo, comenzaron a buscar espacios temporales o permanentes en los que se sientan más seguros.

“Esto apoyará a la demanda de los 920,190 metros cuadrados Clase A que se encuentran disponibles en el mercado actualmente. Los edificios acondicionados o amueblados lograrán una mayor preferencia por las empresas que requieren reubicación inmediata”.

Respecto al mercado industrial, éste no registró daños significativos, debido a que las zonas que fueron afectadas por el sismo, tanto en la Ciudad de México, como en Morelos y Puebla, no mantienen una actividad industrial amplia.

“En las siguientes semanas podríamos ver una mayor demanda por bodegas y centros de distribución, lo que reduciría aún más el espacio industrial disponible en la zona metropolitana de la Ciudad de México, que actualmente mantiene una tasa de 2.9 por ciento”.

Aunque un sector que sí se vio severamente afectado fue el comercial, principalmente en el sur de la capital. A nivel de calle, los edificios de usos mixtos y residenciales resultaros afectados, sobre todo en el corredor Roma-Condesa, en donde cayeron cinco edificios de este tipo.

Por lo que los comercios dedicados a la venta de los bienes de consumo y de construcción incrementarán sus ventas, especialmente los dedicados a herramientas y maquinaria, así como de alimentos, consideró Daniels.

También se analizó el mercado de hoteles, en el que sólo 5% de las 52,000 habitaciones de hotel en la Ciudad de México reportaron algún tipo de daño y las tasas de ocupación cayeron en la semana después del terremoto. Pero no se esperan afectaciones mayores en este rubro, pues la actividad hotelera se concentra principalmente en los viajeros de negocios.

“El área afectada es hogar de 33 millones de personas, esto es 27% de la población nacional que genera más de 30% del PIB nacional. Aún cuando México mejoró y mejorará sus estándares y códigos de construcción, existen numerosas propiedades que debido a su antigüedad, suelo, ubicación u otros factores, son estructuralmente vulnerables a estos fenómenos sísmicos”, concluyó Daniels.

Comments are closed.