Oficinas de alto rendimiento: la próxima generación en espacios de trabajo

Reuniones laborales en una sala de juntas ‘estilo jungla’ con más de cien plantas alrededor, cubículos de masajes gratuitos, resbaladillas y comedores con una amplia variedad de platillos disponibles son algunos de los beneficios que gozan los colaboradores de Google –Alphabet- en sus oficinas ubicadas en Zurich, Suiza. De acuerdo con Larry Page, fundador de esta importante empresa transnacional, este tipo de amenidades oferta al equipo de trabajo una mayor comodidad y, con ello, potencia su productividad.

Como fundamento adicional, son numerosos los estudios que demuestran la estrecha relación entre los colaboradores y su entorno físico de trabajo respecto a su productividad y sentido de pertenencia. De acuerdo con un estudio desarrollado por el Consejo Mundial de Edificación Sustentable –WorldGBC-, 90% de los gastos operativos realizados por las empresas se relacionan directamente con su personal, por lo que va al alza la tendencia de crear espacios de trabajo que fomenten la relajación y comodidad, al mismo tiempo que vinculan estrategias complementarias de sustentabilidad para aminorar el impacto ambiental y costos operativos, conformando así las oficinas de “siguiente generación”.

Beneficios de una oficina de “siguiente generación”

El diseño arquitectónico e ingenierías, incluyendo la iluminación, acabados, texturas visuales, incorporación de elementos vivos y vistas al exterior, entre otros factores, maximizan el desempeño y benefician la salud humana en comparación a espacios de trabajo convencionales. El WorldGBC en colaboración con United Technologies, ha enlistado los beneficios de una oficina de alto desempeño, destacando:

♦Una buena ventilación, que disminuirá la concentración de CO2, compuestos orgánicos volátiles y otros contaminantes del ambiente. De esta manera, se puede producir un aumento de hasta 101% en la memoria, percepción, observación, análisis y otras habilidades cognitivas.

♦Un control personalizado de la temperatura de los espacios, evitando una caída de 6% de productividad si la temperatura es baja o 4% si es más alta del nivel óptimo de confort.

♦Espacios que incluyen un amplio acceso de luz natural al igual de iluminación artificial controlada. Trabajadores con espacios de trabajo cercanos a las ventanas reportan hasta 46 minutos de sueño más reparador por las noches.

♦La reducción del ruido, logrando evitar una disminución de hasta 66% en la productividad a causa de distracciones auditivas.

♦Un aumento en el sentido de pertenencia de los trabajadores para su empresa y una sensación de mayor control de sus actividades cuando se desenvuelven en espacios que promueven el movimiento, amplias salas de juntas, zonas silenciosas y escritorios versátiles.

♦Desde 7 hasta 12% de mejora en los tiempos de procesamiento de información por parte de los colaboradores cuando éstos desarrollan sus actividades habituales en cercanías a plantas naturales, tanto dentro como en el exterior de las instalaciones, además de vistas de naturaleza desde los espacios de trabajo.

♦Ahorros significativos derivados de los cambios en el estilo de vida de los trabajadores.

Las oficinas de alto rendimiento tienen acceso a transporte público, rutas para bicicletas, estacionamiento y duchas, optando por incluir planes de alimentación saludable. En algunos casos de estudio, el resultado de un plan que promueve ir al trabajo en bicicleta derivó en una importante reducción del ausentismo y un ahorro de hasta 27 millones de euros.

Comments are closed.