Tag Archives: recepciones para oficina en celaya

En los trabajos en los que la actividad principal es puramente intelectual. Existe un factor poco conocido como es el entorno físico en el que se trabaja. Hoy conocemos como afecta a la efectividad.

La mayoría de las decisiones sobre el ambiente en el trabajo son tomadas sin considerar las implicaciones del diseño para la eficiencia de los trabajadores”.

Thomas H. Davenport con otros compañeros de Accenture, decidió estudiar de qué manera se puede mejorar el trabajo de profesionales de este perfil intelectual, interesados en descubrir todos los factores que afectan a su efectividad.

Para ello, estudiaron cuarenta empresas que de alguna manera ya habían tomado iniciativas en este aspecto, preocupadas por la efectividad de este tipo de trabajadores. Especialmente de aquellos cuya maestría y experiencia era crítica para la misión de la empresa.

“Si bien estábamos interesados en todos los factores que afectasen al funcionamiento de estos trabajadores, el asunto que más importaba a estas compañías era el entorno físico del trabajo (los demás factores comunes eran tecnología y gerencia de información)”.

El estudio se titula “Porque el diseño de la oficina importa“ y algunas conclusiones son:

El cambio de oficina era a menudo el catalizador para un amplio reajuste del ambiente de trabajo, siendo la clave para encontrar nuevos enfoques en la actividad laboral.
Existe una extensa bibliografía sobre cuales son los factores que más afectan a la efectividad del trabajo, en la cual podemos encontrar un gran consenso sobre la importancia del entorno físico del trabajo en actividades que requieren un mayor uso del intelecto:

Los profesionales que se dedican a actividades intelectuales prefieren trabajar en oficinas cerradas, sin embargo parece que se comunican mejor en las abiertas.
Necesitan movilidad y pasan mucho tiempo fuera de sus despachos: reuniones, viajes…
Los ambientes de la oficina necesitan facilitar la colaboración y el intercambio.

Dentro del diseño en tu oficina, el mobiliario juega un papel clave en el rendimiento intelectual. Son muchos los diseñadores que estudian el ambiente de trabajo proponiendo soluciones innovadoras. Esto hace que mejore la experiencia de los trabajadores en su día a día.

Aquí destacamos tres diseños que podrías tener en tu oficina:

Un sistema orgánico que además redefine el entorno de trabajo. Rompe la rígida cuadrícula de planificación de las oficinas normales.

Las Workbays ofrecen a los empleados libertad para recogerse en el ambiente que más convenga. Las unidades pueden servir espontáneamente de cabinas telefónicas, salas de videoconferencias, puntos de lectura…

El sistema de mesas de altura ajustable Hack de Konstantin Grcic hace frente a los escritorios tradicionales. Una innovadora solución funcional y estética que satisface las demandas de las actuales «startups». Hack puede plegarse y convertirse en una caja plana en unos sencillos pasos.

Lo que permite transportarla y ahorrar mucho espacio de almacenamiento. Los usuarios pueden configurar Hack como un escritorio para trabajar de pie o sentado o como un sofá. Esto ayuda a definir distintos ámbitos de trabajo, reuniones y relajación.

Sistema de mobiliario de oficina que permite realizar soluciones tanto para el trabajo como para puestos de trabajo. Además el sistema se basa en el banco de 34 cm de altura Bench, que consigue un aspecto ligero y etéreo. Bench es la plataforma para mantener ordenados los cables y organizar los módulos, como armarios, estanterías, mesas, sillas también jardineras, a una altura cómoda.

Seguro que lo has escuchado por ahí eso de la “Millennials” pero…¿que és?. Pues hoy te lo vamos a explicar. Los Millennials son la generación de jóvenes nacidos entre principios de los años ochenta y mediados de los noventa, los cuales maduraron y se hicieron adultos con el cambio de milenio, en plena prosperidad económica y auge de la tecnologías.

Según marca un estudio realizado por Deloitte, los Millennials supondrán un 75% de la población trabajadora del mundo en 2025. Son el verdadero futuro, y como tal conviene conocerlos hasta el mínimo detalle a esta nueva generación de trabajadores y consumidores.

Multitarea

Seguro que si te paras a pensar, en tu empresa hay más de un Millennial. Si te planteas hacer una reforma en tu oficina, es fundamental que los tengas muy en cuenta. Estos son algunos de sus rasgos más importantes y consejos para adaptar a ellos tu espacio de trabajo.

Nativos digitales

Son consumidores voraces de tecnologías, puesto que son nativos digitales y crecieron en peno desarrollo tecnológico y rodeados de ordenadores, consolas, tablets etc. Están acostumbrados a trabajar con este tipo de material tecnológico, por lo debes preparar tu oficina. Equipos informáticos de última generación, mesas de oficina electrificadas o espacios con pantallas para poder hacer presentaciones son algunas comodidades tecnológicas que un Millennial agradecería en su puesto de trabajo.

Comunicativos

La comunicación es una de las características más importantes de estos jóvenes. Vieron nacer el germen de las redes sociales y son para ellos una vía muy importante de información y comunicación con amigos, familiares, con marcas comerciales etc. Valoran los espacios abiertos dentro de la oficina, lugares donde poder interactuar con otros compañeros y trabajar en grupo. Son muy sociales y los espacios aislados no van con ellos, necesitan el contacto permanente con los demás.

Multitasking

A diferencia de sus padres, se han desarrollado en un época donde las ofertas de ocio y cultura han proliferado vertiginosamente. Es por esto que son personas muy polivalente, que les gusta estar al día en multitud de temas y campos diferentes. Son personas multitarea capaces de hacer varias cosas al mismo tiempo y les gusta intercalar diferentes actividades durante la jornada laboral. Una de las tendencias en decoración de oficinas, es la de dedicar zonas de descanso en tu oficina habilitada con juegos, consolas, sofás etc.

Teniendo en cuenta que pasas casi un tercio de tu vida sentado en ellas, quizá sea hora de que empieces a considerar las sillas de oficina como uno de los puntales de tu salud durante las largas jornadas laborales. Una buena silla, bien escogida, es una inversión fundamental en tu calidad de vida futura. Según los datos que recogió en 2007 la Quinta Encuesta Europea de condiciones de Trabajo, realizada por la Agencia Europea para la Salud y la Seguridad en el Trabajo, más de la tercera parte de los trabajadores sufre dolores de espalda, y este es el problema de salud que más costes supone para ellos, así como la segunda causa de visita al médico y el tercer motivo de cirugía.

La encuesta dejaba claro que una vez producida una lesión de espalda, el riesgo de reincidencia se disparaba y aumentaba la importancia de las condiciones de trabajo para evitar que el mal se cronificara. Es decir, que una vez hecho el daño, difícilmente hay vuelta atrás. Es por ello que es fundamental saber escoger una buena silla, como las que podemos encontrar en Oficinas Montiel.

Otro estudio del diseñador de material de oficina Herman Miller Group aseguraba en 2007 que en torno al 85% de los empleados de oficinas experimentan complicaciones de espalda a partir de los 50 años, especialmente en la región lumbar. El estudio destacaba también que la ergonomía de una buena silla también influye en el menor desgaste de las articulaciones y una mejor circulación sanguínea, que previene a la postre enfermedades cardiovasculares.

El 85% de los trabajadores de oficinas experimentan complicaciones de espalda a partir de los 50 años. HERMAN MILLER

Así que sí: elegir bien tu silla de oficina es básico para tu salud, presente y futura; es una elección donde te la juegas y por lo tanto te ofrecemos siete consejos para no equivocarte.

1. El asiento siempre con altura regulable

Si el suelo de la silla es extensible en vertical, podremos fijar la posición de nuestro torso respecto a la mesa de trabajo. De otro modo, si la silla quedase demasiado baja, sufriríamos tensiones en nuestra zona lumbar. Por el contrario, si fuera demasiado alta, forzaríamos las vértebras y músculos de la parte dorsal y el trapecio. El resultado serían dolores y contracturas y a la larga protusiones y quien sabe si subluxaciones. Al ser regulable, buscaremos la altura exacta en que nuestro torso se armoniza con la mesa.

El asiento también debe permitirnos modificar su colocación respecto al respaldo para que nuestro abdomen no se vea comprimido. De este modo evitaremos tenernos que desabrochar el cinturón, para evitar problemas digestivos y circulatorios que pudieran contribuir a futuras trombosis si somos personas propensas.

En cuanto al tamaño, la superficie del asiento debe ser lo suficientemente ancha como para que podamos sentarnos holgadamente en la parte central. Además, el frente del asiento debe estar ligeramente reclinado hacia abajo para que no nos oprima la parte posterior de las rodillas ni dificulte la circulación de las extremidades inferiores.

2. Mucha atención al respaldo

Es una de las partes más importantes de la silla. Su misión es ajustarse a la espalda y ofrecer una descarga de tensiones de la zona lumbar, de modo que está no se encuentre presionada. Es aconsejable que sea flexible en inclinación y que además la silla ofrezca la posibilidad de establecer una mayor o menor firmeza del respaldo.

Por ejemplo, los respaldos vasculantes son buenos para jornadas que no excedan las cinco horas, pero si solemos exceder esta cuota de tiempo, mejor optar por sillas sincronizadas, en las que el respaldo vascula al tiempo que el asiento se desliza adelante o atrás, es decir como una sola pieza. De este modo nunca nos encontramos en posturas de compresión de la columna ni el abdomen.

Igualmente, es muy recomendable que el respaldo tenga longitud suficiente como para poder cubrir la mayor parte sino la totalidad de la espalda. Algunos modelos incluyen un reposacabezas en la parte superior, cosa que ayuda a descansar las vértebras de la zona dorsal y evita excesivas torsiones.

3. Apoyabrazos cómodos

La misión de los apoyabrazos es que podamos mantener una postura cómoda, con los brazos formando un ángulo de 90º mientras escribimos en el ordenador. Adicionalmente nos deben ser útiles como apoyo en los codos y los antebrazos. También son útiles para facilitar que nos levantemos de la silla; en consecuencia deben ser lo suficientemente resistentes para soportar nuestro peso.

Además, es aconsejable optar por modelos que nos permitan variar la altura y posición de los apoyabrazos, y si puede ser que nos dejen regular su separación con el asiento para evitar que nos puedan oprimirlas caderas o impedir que podamos colocarnos cerca de la mesa.

4. La base con ruedas

Las ruedas en la base permiten una mayor comodidad para cambiar de postura. Algunos modelos dejan colocar distintos tipos de ruedas con varios niveles de dureza, ideales para adaptar la silla a moqueta, parqué, gres, etc. Adicionalmente, la base debe tener cinco puntos de apoyo.

5. Fijémonos en el tapizado

Las sillas tapizadas, por lo general, cuentan con un acolchado interior mullido, por lo que su cómodas es bastante superior a las que no lo son. Otro detalle importante es que transmiten sensación de calidez y acogimiento frente a un asiento y respaldo en madera u otro material. Asimismo, poseen un tacto agradable y estéticamente permiten más posibilidades.

6. Mejor con reposapiés

Aunque no es un elemento que normalmente forme parte de la silla, no está de más, ya que puede ayudarnos a adoptar la postura correcta. Debe estar realizado en materiales antideslizantes que permitan la sujeción de los pies y a la vez su fijación en el suelo.

El espacio de coworking inicialmente estuvo dirigido para empresas pequeñas y trabajadores independientes, debido a sus ventajas versus la forma tradicional de trabajar. Sin embargo, en los últimos años las empresas grandes vienen apostando por este sistema, que buscan espacios de trabajo que fomenten la innovación y retención de sus equipos.

Existe la equivocada creencia por parte de algunas empresas ya consolidadas y de mayor antigüedad que el coworking es un sistema de trabajo poco formal y orientado a otro tipo de negocios. Lo que deberían de saber que bajo este modelo si bien comparten áreas comunes donde se estimula la creatividad y la sinergia, existen otras ventajas. Sus espacios de trabajo pueden ser totalmente privados, he allí uno de los deseos de las empresas antiguas por lo tradicional.

Entonces, ¿cómo se logra convencer a las grandes empresas en apostar por un coworking? La respuesta no solo se encuentra en el diseño del ambiente que se ofrece. Cualquier gran empresa puede darse el lujo de tener mejor infraestructura y mobiliario increíble. Tiene mucho que ver con las grandes ventajas que ofrecen y aquí las presentamos:

La principal virtud es que el coworking estimula la creatividad e inspira el aprendizaje, permite a los que conducen las empresas apostar por diferentes horizontes. Por ejemplo dentro de una oficina tradicional los colaboradores se desempeñan sobre un mismo eje. Saben que están vigilados por sus jefes sin ningún tipo de oxígeno. Por lo que el modelo de coworking tiene un efecto disruptivo porque quiebra ese patrón dentro del grupo laboral, lo cual es fundamental para sobresalir. Decidir por el coworking es una elección corporativa para salir de la zona de confort, estimulando nuevas ideas.

Adicionalmente una de las preocupaciones de las corporaciones es retener y reclutar el mejor talento posible, a través del coworking es posible asegurar la satisfacción profesional, ya que todos forman parte de un ecosistema que comparte una mentalidad y espíritu empresarial.

Por otro lado

​Por otro lado, como señala el reciente informe elaborado por la inmobiliaria JLL de la India, los coworking pueden generar un ahorro considerable de hasta el 50% de los costos mensuales que requiere una oficina tradicional. La empresa arrendataria no necesita pagar recibos de agua o luz, ni internet, ni invertir en temas de logística o mantenimiento. Además, no tienen que preocuparse por la implementación de las oficinas. El enfoque fundamental del coworking es que los objetivos de la empresa se cumplan.

Las empresas grandes eligen espacios de coworking por el fuerte ahorro que estos les genera. Hacer, diseñar, administrar una oficina es una gran tarea y hace que no se concentren en el core de su negocio. Además, al contar con un espacio físico propio se arriesgan a que cuando crecen o sus equipos se reducen, les queda espacios vacíos sin utilizar o tienen que volver a mudarse porque ya no entran.

Optando por una oficina privada en un coworking, además de lograr eficiencias en la implementación y administración del día día de sus oficinas, se tiene la flexibilidad para ir pagando por lo que realmente se necesita en cada etapa del crecimiento. El coworking no es una solución temporal, es una solución para el largo plazo.

Cada vez más firmas de distintos tamaños y sectores, como IBM, Philips, entre otras, están descubriendo sus ventajas. En nuestro caso tenemos a Sony Mobile, Mercado Libre, GoPro, Groupon que se les ofrece un entorno de trabajo atractivo especial para la generación del milenio, y que motiva el compromiso de sus colaboradores.

El coworking permite a las corporaciones incitar nuevos comportamientos, gestionar un cambio cultural e inclusive añade una sensación de orgullo por el nuevo lugar de trabajo entre los empleados, dado que los colaboradores se desempeñan en un escenario atractivo estéticamente que les permite movilidad y flexibilidad.

Actualmente cada vez es mayor el número de estas organizaciones que aplican el coworking para acceder a ideas innovadoras, a aprender y a reaprender, así como colaborar y retroalimentarse con empresas incipientes. Pues el entorno colaborativo va asociado desde hace tiempo a la innovación, uno de los factores esenciales del desarrollo empresarial. Un espacio de coworking puede aportar un ambiente positivo para el pensamiento creativo y el acceso a nuevas ideas, enfoques o tecnologías.

Una de las razones por las cuales las empresas grandes se interesan por este modelo es porque quieren relacionarse con el dinamismo de otras empresas, quieren contagiarse de su espíritu innovador y hacer que sus trabajadores empiecen a pensar fuera de la caja.

Para estar a la altura de las expectativas de las grandes empresas se ofrece espacios adecuados según la necesidad de cada empresa, incluso lanzaremos oficinas que denominamos “Estudios”, donde tendrán salas de reuniones, kitchenette, un acceso privado sin necesidad de entrar por Comunal. Están “separadas” del coworking pero compartiendo áreas comunes como cafetería, directorio, en caso lo quieran utilizar. Este nuevo estilo de oficinas estarán en nuestro sexto local en Barranco.

Estas oficinas cuentan con zonas phone booth para hacer llamadas o reuniones vía Skype, salas brainstorm para desarrollar al máximo la creatividad. Aparte las empresas tienen la flexibilidad de trabajar en cualquier local según donde se encuentren, pudiendo escoger cualquiera de nuestros locales en Miraflores, San Isidro y Barranco.