“Torre Reforma” es nombrado el edificio más innovador del mundo

El edificio de oficinas Torre Reforma en la Ciudad de México ha ganado el premio al rascacielos más innovador del mundo otorgado por el Deutsches Architekturmuseum (DAM). Uno de los premios de arquitectura más importantes del mundo para edificios altos, el International Highrise Award (IHA) se otorga cada dos años al proyecto que mejor ejemplifica los criterios de diseño orientado al futuro, funcionalidad, tecnología de construcción innovadora, integración en esquemas de desarrollo urbano, sostenibilidad y rentabilidad.

El premio, una estatuilla del artista de renombre internacional Thomas Demand y 50 mil euros, se otorga a los planificadores y desarrolladores conjuntamente.

El arquitecto L. Benjamín Romano recibió la estatuilla del premio y el dinero del premio este jueves en la ciudad de Frankfurt, Alemania.

El premio IHA fue otorgado por la Dra. Ina Hartwig, de la oficina de Cultura de la Ciudad de Frankfurt, el Dr. Matthias Danne, miembro de la división de finanzas, tesorería y propiedad de la Junta de Administración de DekaBank y Peter Cachola Schmal, Director de Deutsches Architekurmuseum (DAM).

DAM describió el proyecto y la innovación detrás de su diseño. “En contraste con la tendencia internacional duradera hacia las torres residenciales, así como los proyectos de uso mixto cada vez más grandes en Asia, el ganador del premio de este año es una vez más un edificio de oficinas clásico.

El DAM describe la estructura de la Torre Reforma como un concepto inteligente que cuenta con estructuras de apoyo inteligentes ante los terremotos que son comunes en la Ciudad de México. El edificio cuenta con 246 metros de altura, que la convierte en el edificio más alto de la ciudad. La obra del arquitecto L: Benjamín Romano coloca a la capital mexicana en el mapa mundial de la arquitectura innovadora.

Benjamín Romano dijo que “este premio es especialmente valioso porque proviene de mis colegas (arquitectos, ingenieros, desarrolladores) que pueden apreciar no solo un edificio en sí mismo, sino también los desafíos financieros, estructurales, ambientales y normativos inherentes.

Creo “La mejor arquitectura es la que encuentra la respuesta a estos desafíos. La que emana de las necesidades, el contexto y la realidad, y no sólo de la imaginación o el gusto estético de alguien”.

De los más de mil rascacielos que fueron inscritos durante los últimos dos años, el Deutsches Architekturmuseum (DAM) nominó 36 edificios de 15 países diferentes. Un jurado internacional de expertos compuesto por arquitectos, ingenieros estructurales y especialistas en bienes raíces seleccionó los últimos cinco para la lista corta. El jurado de este año incluyó a Sean Anderson, Knut Stockhusen, Horst R. Muth, Peter Cachola Schmal, Jette Cathrin Hopp, Kai-Uwe Bergmann, la Dra. Ina Hartwig, el Prof. Ulrike Lauber y Thomas Schmengler.

La fachada de la Torre Reforma tiene más además de propósitos estéticos. Las dos paredes exteriores son de concreto expuesto y un tercer lado de vidrio, creando una forma triangular que proporciona un máximo de resistencia ante los terremotos. Los muros de hormigón alcanzan los 60 metros, las abrazaderas de acero en cada uno de los pisos cuentan con bisagras flexibles que resaltan frente a la fachada de vidrio.

A una altura de 200 metros, uno de los muros de hormigón se dobla de manera sorprendente hacia adentro, debido a que la norma en el Paseo de la Reforma señala que los edificios no pueden ser más del doble del ancho de la calle. Si un edificio supera esta altura, la parte superior debe estar rebajada o ahusada, logrando así un cambio en su forma escultórica.

Comments are closed.